José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 8 de abril, 2020.- La comunidad purépecha de Zirahuén prepara  filtros sanitarios para las familias que deseen visitar el lugar, porque aunque saben que la pandemia evitará grandes concentraciones de visitantes, es necesario que haya un poco de afluencia turística en esta Semana Santa para obtener algunos ingresos.

Flor Árciga Ramírez, jefa de tenencia de Zirahuén, municipio de Salvador Escalante, comentó que en la Semana Mayor todas las cabañas están al tope, pero ahora las reservaciones fueron canceladas; casi no hay visitantes, “dos o tres llegan de repente”. Las lanchas que hacen los recorridos hacia Rincón de Agua verde y Copándaro están paradas.

Las personas que tienen sus puestos de comida están preocupadas porque no venden casi nada. “Lo único que nos hace fuertes es que aquí se saca pescado, se siembra maíz y aguacate. Seguimos con la tradición del trueque y eso nos permite sobrevivir como comunidad”.

Dijo que este miércoles se reunirá con los prestadores de servicios para acordar las medidas sanitarias que hay que seguir. “Tenemos previsto instalar filtros sanitarios, y en los restaurantes más grandes que haya separación entre las mesas. Los recorridos en lancha serían solo familiares. Es cierto, queremos trabajar, pero tomando todo tipo de precauciones”.

Comentó que hace unos días llegó un migrante de Estados Unidos y le pidieron que se mantenga en su casa dos semanas, hasta confirmar que no está contagiado por el Coronavirus.

Recordó que hace un año, el lago más sustentable de Michoacán, fue invadido por algas, debido a los químicos que usan en la producción de aguacate, lo que cambió el color de azul profundo a un verdoso color lima. “Ahora que ha recuperado su color, y que estábamos listos a recibir muchos turistas, se vino esto”, dijo la jefa de tenencia de esta comunidad ubicada a unos 80 kilómetros de Morelia.

Flor Árciga comentó que esperan superar la crisis una vez que pase la pandemia, por lo que están haciendo todo lo posible por protegerse, pero tampoco pueden darse el lujo de no recibir ningún visitante, porque hay muchas familias que viven del turismo, que es la principal actividad que desarrollan desde hace mucho tiempo.