Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 4 de agosto, 2021.-Representantes de las comunidad de Ostula, municipio de Aquila, demandaron la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que puedan reconocerse jurídicamente las tres mil hectáreas del sitio conocido como Xayakalan que fue despojado por pequeños propietarios y delincuentes de La Placita desde hace al menos dos décadas y que fueron recuperados por la comunidad nahua en 2009, luego de una lucha en la que murieron 36 comuneros y seis desaparecieron, informó en conferencia de prensa Raymundo Ortiz, abogado de esta comunidad.   

El representante legal indígena sostuvo que le conflicto agrario inició en 2004 con el expediente 78-2004, mismo que en 2008 resultaron favorecidos los pequeños propietarios por el tribunal de Colima, no obstante, ese mismo año volvieron a reiniciar el proceso tras irregularidades que se presentaron. Finalmente, el caso se trasladó al Tribunal Superior Agrario de Morelia con el expediente 308/2019-38, pero a principio de enero de 2020 la determinación judicial fue frívola y superficial.   

Ante la sentencia del Tribunal Superior Agrario, la comunidad interpuso, como último recurso legal, el amparo directo número 203/2020, que se radicó en el Segundo Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo, con sede en Morelia. Pero ante la gravedad del caso y la profundidad de los agravios que giran a su alrededor, el pasado 21 de junio solicitó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación –tribunal que para nada se ha distinguido en proteger los derechos e intereses indígenas– atraiga el asunto conforme a sus facultades resuelva en definitiva y con justicia.    

Xayakalan se ubica al margen de la carretera costera a unos kilómetros de La Placita. A decir del abogado y de comuneros de Ostula, las tierras están buen ubicadas, pero el problema de fondo es que la comunidad nahua desde hace décadas ha sido saqueada y despojada de territorio con el aval de autoridades de los tres órdenes de gobierno.   

Raymundo Ortiz comentó que desde hace más de tres décadas el crimen organizado se introdujo en esta región de sierra costa, y algunos de ellos se establecieron en La Placita, para cometer entre la década de los 90 y 2009 una serie de crímenes en contra de los comuneros que defendían su territorio.   

En tanto, el Consejo Supremo Indígena de Michoacán informó que apoyan la lucha de los comuneros de Ostula, y las autoridades purépechas  de Sevina,  Santa Fe de la Laguna, San Felipe de los Herreros, San Benito, Comachuén,   Zirahuén, Caltzontzin, Santo Tomas, Pamatácuaro, Corupo,  Huáncito, Ichán, entre otras, se solidarizan y los respaldan en la solicitud a la SCJN para que en uso de sus atribuciones atraiga el juicio agrario.