Ignacio Ramírez, Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 21 de mayo,2020.- Las protestas de normalistas en plena pandemia en Michoacán tiene varias lecturas, lo cierto es que causan malestar en la población y se trata de un movimiento muy contaminado y con bastante desprestigio.

En Uruapan continúan las protestas de normalistas que demandan no se disminuya la matrícula de ingresos a las ocho escuelas formadoras de maestros de Michoacán y sean liberados un compañero y un comunero detenidos el pasado 4 de mayo.

La tarde-noche de este miércoles unos 200 elementos de la Policía Michoacán desbloquearon las vías del tren, en tanto que los estudiantes se atrincheraron en la comunidad de Caltzontzin.

El movimiento normalista inició desde abril pasado cuando las autoridades educativas informaron que habrá una reducción de la matrícula de 37 espacios, es decir, habrá lugar para mil 30 aspirantes. Sin embargo, los normalistas sostienen que la intención es cerrar el ingreso al menos al 40 por ciento.

En todo abril, los manifestantes, han retenido vehículos y bloqueado las vías del tren. El 28 de abril, dos normalistas fueron lesionados con arma de fuego por policías estatales al ignorar un retén en las inmediaciones de Uruapan.

El pasado 4 de mayo un normalista y un comunero de Caltzontzin fueron detenidos, luego de un enfrentamiento con la policía, en el que un uniformado resultó lesionado. La mayoría de los jóvenes se refugiaron en esta comunidad purépecha, ubicada en la salida de Uruapan a Morelia y Lázaro Cárdenas.

Este miércoles, los normalistas volvieron a reincidir y bloquearon nuevamente las vías del tren, a la altura de la comunidad de Caltzontzin. Por la tarde, después de las 17 horas la policía estatal inició el operativo de desalojo. Los jóvenes corrieron y se ocultaron en esta pequeña población indígena.

En tanto, la dirigencia estatal de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a través de un comunicado, dijo estar lista para respaldar las acciones de los normalistas, tanto en impedir la reducción de la matrícula de ingreso a las escuelas normales, como en la liberación de un normalista y un comunero.

Según autoridades educativas, el supuesto normalista detenido no se encuentra en la matrícula de ninguna escuela normal, y el presunto comunero de Caltzontzin ni es comunero ni estudiante, y solo se trata de un agitador. Lo primero que debe haber es claridad.