Raúl Romero* (Solidaridad con Venezuela)

Desde 1998 cuandoHugo Chávez ganó las elecciones que lo llevaron a la presidencia de Venezuela, no han cesado las agresiones contra ese pueblo, que cansado del saqueo, decidió, con aciertos y errores, hacer valer su autodeterminación.

Apenas un año después de haber asumido la presidencia, Chávez convocó, por medio de un referendo, a la redacción de una nueva Constitución, la cual se adoptó en 1999. Nació así la República Bolivariana de Venezuela, en claro homenaje a Simón Bolívar, el libertador de Venezuela y fundador de la Gran Colombia.

Con la nueva Constitución y el respaldo de un brioso movimiento popular, el proyecto bolivariano inició la recuperación de sus industrias petrolera, eléctrica, telefónica, cementera, siderúrgica, metalúrgica, minera, arrocera, portuaria, azucarera en incluso de bancos y hoteles. Gigantes trasnacionales como Exxon Mobil, Santander, Cemex, Crystallex, Cargil y Hilton vieron afectadas sus ganancias.

Con la recuperación de estas industrias, el gobierno de Venezuela pudo realizar una gran inversión en materia de educación, salud, vivienda, trabajo e infraestructura. Los logros alcanzados en estas áreas han sido reconocidos por diferentes instancias de la Organización de las Naciones Unidas y por el Banco Mundial. (Publicado en La Jornada, 5 de mayo, 2019, ver artículo completo)

*Sociólogo