Ángel Guerra Cabrera/Noticias y Debate m3

CDMX, 18 de enero, 2019.- El cerco yanqui a Venezuela ha entrado en una nueva fase, que cumple los clásicos preparativos de una intervención militar. De un lado, tenemos el desconocimiento anticipado el 4 de enero, por el Grupo de Lima (popularmente conocido como cártel de Lima) del nuevo periodo de mandato del presidente Nicolás Maduro, que se inició el día 10 de este mes. El 5 de enero, la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, declarada en desacato por la Corte Suprema de Justicia, eligió como presidente a Juan Guaidó, un desconocido guarimbero. Guaidó es el digitado por Washington como presunto nuevo cabecilla de una oposición dividida, cuyas figuras están muy desgastadas y desprestigiadas.

El 10 de enero 19 gobiernos lacayos de los 35 que forman la OEA declararon ilegítimo el nuevo mandato de Maduro, además de sumarse, al igual que el cártel de Lima –son casi los mismos–, al conocido guion yanqui de sanciones financieras y otras medidas intervencionistas, justo en la misma jornada en que el líder venezolano tomaba posesión. (Pese a todas las presiones estadunidenses, no consiguieron un voto más en la OEA de los que ya tenían). En la autojuramentación de Guaidó como presidente de la AN, ésta declaró formalmente a Maduro como usurpador del Ejecutivo, y apremió a la adopción de medidas en el marco del artículo 233 constitucional para instalar un gobierno de transición y convocar nuevas elecciones.

El inmediato agrupamiento del guarimbero por los ultra-reaccionarios Mike Pence, James Bolton, Mike Pompeo y Marco Rubio, respectivamente vicepresidente, asesor de seguridad nacional, secretario de Estado y senador de Estados Unidos, demuestra el enorme interés del imperio por avanzar en la ruta golpista y belicista de desconocimiento de Maduro y proclamación de un gobierno de transición. Todos los voceros estadunidenses han estado hablando de eso y de la posibilidad de que Guaidó sea reconocido como presidente interino. El servil Almagro lo reconoció en respuesta a un tuit de la cuenta de la Asamblea Nacional que así lo proclamaba, luego borrado. Rubio, que tiene vara alta con Trump en la política hacia Venezuela, Nicaragua y Cuba, ha llamado varias veces a reconocer como tal al payaso opositor de turno en Caracas… (La Jornada, 17 de enero, 2019)