José K/ Noticias Y Debate M3

Morelia, Mich., 6 de junio.- Este miércoles se cumplieron 10 años de la tragedia ocurrida en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, en la que murieron 49 niños y bebés, y 106 resultaron con lesiones, en muchos  casos fueron tan graves que han sido sometidos a varias intervenciones quirúrgicas, además de las afectaciones emocionales de los padres familia.

La guardería era del IMSS y concesionada a particulares. Una de las socias principales del negocio era Marcia  Altagracia Gómez del Campo, prima  de Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón.

Desde 2003 comenzaron a surgir cientos o miles de guarderías ante las facilidades que ofrecía el IMSS, pero además era un negocio redituable. A un lado de la guardería ABC había una bodega de documentos de una  dependencia estatal, que fue donde se inició el incendio.

Quedó en claro que no había medidas de seguridad como salidas de emergencia y extinguidores. Sin duda hubo negligencia por parte del IMSS, y de las instancias encargadas de otorgar los permisos. Sin contar a las oficinas de Salubridad que observan todo detalle, pero seguramente por tratarse de personas influyentes no pusieron muchos “peros”.

Después de la tragedia tampoco se llevaron a cabo las investigaciones minuciosas ni se castigaron a los verdaderos responsables. Varios de los dueños fueron detenidos algunos meses. Hubo muchos responsables, ninguno de manera dolosa, ni premeditada. Pero el daño se hizo y nadie puede remediar el dolor que sienten decenas de familias, que a una década de lo ocurrido siguen pidiendo justicia.