Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 12 de septiembre, 2019.-Este 11 de septiembre, los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump y el de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuvieron un conversación telefónica que el tabasqueño calificó exitosa y en buenos términos.

Trump afirmó en Twitter: Tuve una excelente conversación con Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, sobre la seguridad en la frontera sur y sobre otros varios temas de interés mutuo para las personas de nuestros respectivos países…La frontera sur está convirtiéndose en una zona muy fuerte a pesar de la obstrucción de los demócratas, quienes no están de acuerdo con actuar respecto a las lagunas legales y al asilo

Ambos mandatarios dijeron que hay una “relación de amistad y cooperación entre ambas naciones”. En conferencia matutina, Obrador agradeció a su homólogo la actitud de respeto con México. El encuentro, dijo, fue una reunión cordial, distinta diametralmente a la reunión de hace tres meses con el vicepresidente de Estados Unidos. En aquella ocasión no fueron groseros, pero sí estaban en una postura más rígida. Ahora fue distinto.

Hubo reconocimiento de que México cumple con su parte de los compromisos pactados en materia migratoria y se alejó el riesgo, la amenaza, de imponer aranceles.

Sin duda es buena noticia, en materia diplomática el canciller Marcelo Ebrard ha cumplido con la difícil tarea de negociar con el gobierno estadunidense. Pero también, López Obrador no es visto por Trump como Hugo Chávez, como lo calificaba la ultraderecha mexicana. Obrador ha cumplido con los compromisos ante el gobierno norteamericano, pero además ha dejado en claro que está luchando contra la corrupción y el despilfarro del que hacían alarde gobiernos anteriores. Falta mucho por hacer, pero es buen inicio sobre todo porque Trump es un hueso duro de roer.