Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 20 de octubre, 2019.- Dos millones de armas entraron de Estados Unidos a México de manera ilegal en la última década. Hablamos de uno de los mejores negocios de las grandes potencias del mundo como Gran Bretaña, China, Rusia, Israel, Francia y obviamente nuestro vecino del norte.

Después de Vietnam alguien dijo que las países más ricos del planeta promovían y provocaban guerras porque la fabricación de armas era, y lo sigue siendo, uno de los mejores negocios del planeta. Es por ello que observamos la doble moral y el doble discurso del gobierno estadunidense.

Para estos países del imperio no les interesa si se destruye el medio ambiente o si miles o millones de personas se matan entre sí. “Bisnes son bisnes”,

Este 19 de octubre, los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump acordaron, vía telefónica, iniciar acciones inmediatas para congelar el tráfico de armas hacia México, proveniente de Estados Unidos, después de que en los hechos violentos ocurridos en Culiacán, Sinaloa, se utilizaron calibres que sólo se ven en acciones de guerra, declaró el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Los narcotraficantes utilizan armas calibre 50 que pueden fácilmente atravesar casi cualquier vehículo blindado, incluso cemento. (La Jornada).

Se gastan miles de millones de dólares en la compra de armas. Seguramente no es muy complicado pasar armas de Estados Unidos a México. Al gobierno de México le cuesta mucho más trabajo comprar armas para los cuerpos de seguridad.

Así que no será nada sencillo frenar el contrabando de armas. Al gobierno norteamericano le interesa más que no haya despidos en las fábricas dedicadas a producir armamento que las vidas que se puedan destruir en México. Tan lejos de Dios…