Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich.,  20 de febrero.- Familiares  de María José Medina Flores, estudiante nicolaíta localizada muerta el 18 de febrero de 2017 se manifestaron en el centro histórico de la capital michoacana para exigir justicia, porque a la fecha no ha sido detenido el responsable del homicidio. Sus compañeros de la facultad de Veterinaria e integrantes del colectivo Feministas Incendiarias pintaron tres murales durante estos cuatro años con la imagen de Marijo y celebraron varias actividades en su memoria.   

Desde ayer comenzaron una serie de actividades en Las Tarascas, el Centro Cultural de la UNAM y frente a Palacio de Gobierno, para demandar a la Fiscalía General del Estado (FGE) de Michoacán active las investigaciones porque tal parece que el caso fue archivado.   

Marijo, como le decían sus amigos, tenía 19 años, era originarias de Salvatierra, Guanajuato. Hace cuatro años fue violada, torturada y asesinada; cursaba el quinto semestre en la facultad de Veterinaria de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).   

El16 de febrero de 2017 fue reportada como desaparecida por su familia, después de no haber tenido contacto por algunos días. José Antonio Medina, padre de Marijo, comentó que su hija estudiaba entre semana en la ciudad de Morelia y los fines de semana regresaba a Salvatierra con su familia.   

Cuando desapareció se encontraba de vacaciones, sin embargo, la joven acudió a la facultad de Veterinaria para asistir a unos cursos. Salió de su casa un lunes y como el viernes siguiente no regresó se trasladaron de Salvatierra a Morelia para buscar a la joven. Al no localizarla la reportaron como desaparecida. La Fiscalía inició la búsqueda y encontró a María José a un costado de la carretera a Atécuaro, municipio de Morelia.   

Una compañera de su hija le comentó que junto con algunos amigos fueron a un bar de Altozano; al lugar llegaron tres hombres, uno de ellos tuvo contacto directo con la joven, incluso en los videos se puede observar cuando salen del lugar, y fue la última vez que la vieron.   

Desde hace dos años que la Fiscalía no le proporciona ningún dato de la investigación al padre de Marijo, es por ello que exige justicia.   

En 2020 fueron asesinadas 220 mujeres, y al menos 10 de ellas estuvieron en calidad de desaparecidas. De las mujeres víctimas de homicidio, datos de la Fiscalía, 14 de ellas no fueron reclamadas por su familia, y en lo que va de este año es una.   

En marzo de 2019 desapareció Nilda Rosario Francisco de la Cruz, también era estudiante de veterinaria de la universidad nicolaita, después de un año su cuerpo fue localizado en Ajuchitlán, Guerrero, y se comprobó que el homicida fue su novio, quien enfrenta un proceso penal.   

La Fiscalía de Michoacán informó que ha triplicad el número de policías que atienden casos de homicidios y desapariciones de mujeres, porque de cada 10 homicidios uno es cometido en contra de una mujer.