Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de junio, 2019.- El tráfico de personas de la frontera sur hacia la frontera con Estado Unidos, es un negocio ilícito que deja ganancia de 5 mil millones de pesos, aseguró el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard. En la conferencia de prensa mañanera de este viernes señaló que hay gente involucrada, no solo del Instituto Nacional de Migración, sino de servidores públicos y empresas de transporte.

Sostuvo que el gobierno mexicano está actuando conforme  la ley, pero la frontera sur ha sido de tierra de nadie donde se han cometido todo tipo de abusos. Es por ello que se busca un control partiendo del registro de los migrantes centroamericanos y de otros países del orbe que arriban a México por la frontera sur.

El pasado 7 de junio, autoridades diplomáticas  de México firmaron un acuerdo con el gobierno estadunidense en el que nuestro país se compromete a reducir el flujo migratorio proveniente principalmente de Honduras, Guatemala y El Salvador, de lo contrario  habrá un incremento de hasta 25 por ciento en impuestos (aranceles) de productos que se envían al vecino  país del norte, lo que significaría una afectación  económica grave para la economía nacional.

La relación comercial con Estados Unidos es inequitativa, dijo Ebrard,  debido a que para México las exportaciones representan  el 85 por ciento de los productos que se envían al extranjero, mientras que para los norteamericanos solo el 15 por ciento del total de sus exportaciones.

El tráfico de personas  no se puede negar; es la violación más grande a los derechos humanos y ocurre en nuestro territorio aunque se origina en países centroamericanos, pero en México cuentan son socios, los dueños de los tráileres, autobuses, sitios de descanso, es decir se trata de toda una red en México, sostuvo Ebrard.

Los gobiernos mexicanos siempre habían visto hacia el norte, donde también hay toda una mafia, pero nadie le hacía caso a la frontera sur a sabiendas  de todo lo que ocurría. El hilo reventó cuando creció aceleradamente la migración centroamericana y vino de inmediato el reclamo del gobierno de Donald Trump. Todo parece indicar que es acertada la política migratoria  que ha propuesto el gobierno de México, pero se requiere de muchos recursos  para mantener  las acciones  en la frontera sur,  comenzando por la presencia de seis mil elementos de la Guardia Nacional.  No se observa mejor salida.