José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 25 de febrero.- Este martes de carnaval, los habitantes de los barrios San marcos, La Cruz y La Doctrina, de la cabecera municipal de Tarímbaro,  salieron a  las calles a pasear los tradicionales y multicolores toritos de petate, acompañados de música de viento, confeti y baile.

En Morelia y municipios cercanos como Tarímbaro, Charo y Copándaro, un día antes del Miércoles de Ceniza, se anuncia la cuaresma (cuarenta días antes de Semana Santa). Cientos de personas acompañan a los toritos de petate, cada barrio lleva su torito, luego lo pasean por la colonia y después se juntan en la plaza del pueblo.

Los adornos del torito cambian cada año, en esta ocasión el tema fue sobre la historia de México. Se trata de una competencia en la que cada barrio destina miles de pesos para fabricar el toro más hermoso. El barrio La Cruz presentó a su torito El Pinto; el barrio La Doctrina mostró a Mulato y San Marcos paseó al Rey.

Es una tradición regional, incluso en las preprimarias y primarias, los maestros fabrican sus propios toritos y organizan festivales en las colonias cercanas a la escuela. Desde dos días antes del martes de carnaval comienzan a salir a las calles los toritos, incluso en Morelia realizan un desfile por la calzada de San Diego a la Plaza de San Francisco, donde llevan a cabo un concurso con la participación de colonias populares, pero a diferencia de Tarímbaro, los toritos son más pequeños.

Es una manifestación cultural purépecha que se viene transformando desde hace 453 años. La elaboración del torito es con papel picado, petate, varas de carrizo, piel, cuernos de res, pintura al fresco, cartón, madera…La música que acompaña al torito son sones abajeños. Pesan más de 100 kilos y la altura es superior a los cinco metros. Lo cargan entre varios hombres, uno de ellos en la parte baja, y es quien mantiene el equilibrio y la dirección del toro.