Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3   

Morelia, Mich., 30 de septiembre, 2021.- La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó, esta madrugada, el triunfo del candidato de la coalición PT-Morena, Alfredo Ramírez Bedolla. Argumentó que la violencia del pasado 6 de junio, día de los comicios fue focalizada, es por ello que anularon la votación en los municipios de Múgica, Gabriel Zamora, La Huacana y Nuevo Urecho, lo que no cambió los resultados la elección.    

Ramírez Bedolla aventajó al candidato de la Alianza PAN, PRI y PRD, Carlos Herrera Tello, con 47 mil 780 votos.   

En tanto, Alfredo Ramírez Bedolla quien habrá de tomar posesión del cargo este 1 de octubre informó a través de un comunicado de prensa la decisión de las y los michoacanos de iniciar un cambio en Michoacán el primero de octubre ha sido respetada, “y estamos listos para iniciar juntos la transformación de Michoacán.   

El gobernador electo afirmó que la resolución de la Sala Superior, que es concluyente e irreversible, trae certeza a Michoacán porque respeta la voluntad de la mayoría del pueblo de Michoacán y genera condiciones propicias para recuperar la gobernabilidad en el estado.   

Añadió que en la sesión del Tribunal Electoral en la que se ratificó su elección como gobernador, se mencionó que en el 97 por ciento de las casillas las ciudadanas y ciudadanos emitieron su voto en libertad y en condiciones de normalidad, por lo que la jornada electoral del pasado 6 de junio fue un proceso democrático ejemplar.   

Ramírez Bedolla convocó al PRI, PAN y PRD -partidos que impugnaron el resultado de los comicios con el objetivo de anular la elección- a respetar el mandato popular, y dejar atrás las disputas electorales para trabajar en conjunto por el bienestar de los habitantes del estado.   

Herrera Tello,  abanderado de la triple Alianza, señaló que las y los magistrados expusieron que la elección estatal estuvo manchada de diversas irregularidades y el hecho de no anularla, “refleja un estado de derecho vulnerado y se institucionaliza la ilegalidad en los resultados de los procesos electorales”. (Nota tomada del diario La Jornada)