José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 5 de octubre, 2019.- Posiblemente por lo lejano de la capital michoacana y por lo aislado en que viven decenas de localidad de las regiones Sierra-Costa, que el gobierno del estado tardó más de tres días en darse cuenta de los daños ocasionados por la tormenta tropical “Narda”. O también les faltó comunicación a las autoridades municipales que tardaron demasiado en pedir auxilio.

El alcalde de Coahuayana, Roberto Névarez solicitó ayuda a los gobiernos del estado y la federación ya que hay escasez de alimentos debido a que al menos unas 500 familias perdieron todo con la inundación de sus casas.

A cinco días del paso de la tormenta tropical “Narda”, lo que más les está haciendo falta es la ayuda alimentaria. El edil comentó que el gobierno del estado entregó 600 despensas pero fueron insuficientes y ya se agotaron.

Es por ello que solicita con urgencia alimentos enlatados, comida que no ocupe refrigeración, agua embotellada, cobijas, artículos de higiene personal, ropa, mamilas, pañales y fórmulas lactantes entre otras cosas que puedan donar.

 Dijo que los jornaleros del campo que trabajan en las plataneras, no solo perdieron sus viviendas sino que no pueden laborar en las huertas porque también fueron siniestradas por el exceso de lluvia.

 Este jueves, el secretario de gobierno, Carlos Herrera Tello informó que 650  familias de los municipios de Lázaro Cárdenas, Aquila y Coahuayana fueron afectadas por “Narda”. Además de los daños en las viviendas, algunas comunidades quedaron incomunicadas por los derrumbes en las carreteras y caminos.

Tello aclaró que no fue fácil la evaluación de los daños porque algunas familias vivían  a varios kilómetros de la costa, en zonas de riesgo. “En 10 días tendremos respuesta de la federación para saber si procederá la solicitud de declaratoria de emergencia”.

Comentó que realizó un recorrido en estos tres municipios, donde se constataron los daños en la infraestructura hidráulica, de viviendas, enramadas en la zona de Maruata y algunas instituciones educativas del nivel Básico. “De acuerdo a las autoridades municipales de esta región, los daños fueron mayores porque se taparon los drenes con basura y desperdicios lo que impidió el paso de la corriente del agua.

Decenas de familias afectadas  fueron ubicadas en los albergues para otorgarles alimentación y cobijo, comentó el funcionario estatal.