Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 8 de febrero, 2020.- Los lagos de Pátzcuaro, Cuitzeo y Zirahuén se encuentran en grave crisis ambiental por la contaminación de sus aguas, debido a que sol se sanea el  20 por ciento de las aguas negras que van a dar a los embalses,  informó   la Comisión Estatal de Agua, aunque a decir de los habitantes y autoridades municipales es mínimo lo que se limpia porque la mayoría de las plantas de tratamiento no funcionan, han sido desvalijadas y están en ruinas.

El hábitat de los tres lagos se ha deteriorado significativamente, de hecho, la pesca se ha reducido en más de 60 por ciento. El lago de Zirahuén era el más sustentable, pero con el derrame de químicos que se utilizan en las plantaciones de aguacate ha producido algas de color verde que se perciben claramente en la superficie del agua.

En la ribera del lago de Pátzcuaro habitan al menos 140 mil personas y operan deficientemente o están sin funcionar 10 plantas de tratamiento. Tan solo en la cabecera municipal habitan unas 80 mil personas, más las que se suman todos los días por el turismo. El ayuntamiento solo destina 15 millones de pesos anuales para sanear las aguas, informó el coordinador de la Comisión Estatal del Agua de Michoacán, Germán Tena.

También descargan aguas negras, las cabeceras municipales de Erongarícuaro, Quiroga, Tzintzuntzan y otras comunidades que se encuentra en la ribera del lago. A pesar de la contaminación de las aguas, la actividad pesquera es apenas de sobrevivencia para cientos de pescadores, incluso el emblemático pescado blanco está en plena extinción, hay quienes apenas obtienen un kilo de esta especie con tamaños que no rebasan los 15 centímetros.

No hay interés de las autoridades municipales en invertir en obras hidráulicas “porque no se ven” y porque la ley no los obliga a operar plantas de aguas residuales que son costosas, pero a los ayuntamientos les resulta más fácil pagar las multas a la Comisión Nacional de Agua, “que luego se las devuelve parte de ella del recurso con alguna obra. Es decir, si les cobran una multa de 15 millones de pesos y le regresan una obra de siete millones les resulta más fácil pagar la multa que operar y mantener las plantas”.

En la cabecera municipal de Tzintzuntzan, ubicada en la parte norponiente de la ribera del lago de Pátzcuaro se invirtieron más de 10 millones de pesos en la planta de tratamiento, pero sigue sin funcionar y las descargas de aguas negras van directo al lago, porque el ayuntamiento no invierte en su operación y mantenimiento.

A decir de diferentes grupos ambientalistas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la sociedad civil, el lago de Pátzcuaro sigue en agonía y perdiendo cada vez más superficie y profundidad por el azolve y la contaminación, y la propuesta de rescate presentada en 2019, no convence a muchos porque además de costosa no hay ninguna garantía de la recuperación de este embalse de 926 kilómetros cuadrados. (Con información de La Jornada).