Fabián Bonilla López/Noticias y Debate M3

CDMX, 31 de marzo, 2019.- Simulación, dícese de la acción y efecto de simular. Alteración aparente de la causa, la índole o el objeto verdadero de un acto o contrato. La política actual de gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, de frente a las naciones originarias.

En el foro realizado en el Museo de la Ciudad de México, denominado Megaproyectos, geopolítica y territorios indígenas, Pedro Orozco como vocero de la organización Guardianes del Mar denunció los actos de simulación del gobierno federal. Pues la puesta en marcha de asambleas informativas para aprobar el Proyecto Transísmico, sólo es eso: una simulación.

Ese miércoles 27 de marzo el representante de la nación ikoots expuso el vínculo perverso entre el PRI y Morena para que se realice este megaproyecto que pone en riesgo no sólo a la región sino que tiene repercusiones geopolíticas trasfronterizas. Pues es una apuesta no sólo de un supuesto de desarrollo económico regional sino la construcción de una frontera “natural” y sin muros para evitar el paso de la caravanas de migrantes centroamericanos.

Un día después, ya en territorio ikoots, se llevó a cabo en la comunidad San Mateo del Mar, una asamblea convocada por autoridades locales, el comisariado de bienes comunales y la organización Monapaküy. En respuesta a la asambleas informativas que se realizarían los días 30 y 31 de marzo en diferentes puntos de Oaxaca y Veracruz con la intención de informar sobre Programa de Desarrollo en el Istmo de Tehuantepec. Convocadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI).

En aquella ocasión, Benito Canales Gijón del comisariado de bienes comunales, explicó que la asamblea tiene: “la intención de compartir y manifestar nuestras inquietudes, nuestro pensamiento, cómo vemos esta situación, porque hay mucha prisa, porque no se hacen las cosas como debe de ser, como marca el convenio 169 de la OIT, con el debido proceso, como autoridades no hemos sido informados a través de las instancias correspondientes, nos hemos enterado de otra forma. Nos preocupa esta situación, nos preocupa nuestro territorio porque estamos en conflicto” (Desinformémonos, 29/marzo/ 2019). 

Asimismo, el antropólogo investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) Alejandro Castaneira, quién ha colaborado por años en la comunidad, “explicó a las y los presentes que la convocatoria se refiere a todos los pueblos Ikoots que habitan en la zona lagunar, lo cual hace pensar que se trata de una consulta a modo que no toma en cuenta su forma de vida tradicional”. Desinformémonos, 29/marzo/ 2019). Por lo que en esta asamblea  se denunció el proceder de las instituciones gubernamentales, el cual violenta los derechos primigenios de las naciones originarias.

Ese mismo día, se hizo público un comunicado al respecto, firmado por  Consejo Nacional Indígena-Consejo de Gobierno Indígena (CNI-CIG) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Allí señalaron que: “Ante la agenda de despojo y destrucción que los malos gobiernos hacen para imponer lo que allá arriba llaman “Programa de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec”, y que para nosotros los pueblos originarios, es el anuncio de la tragedia que pretenden expandir en los territorios de los pueblos en toda la región del Istmo. Los que somos el CNI-CIG rechazamos y desconocemos cualquier simulación que se proponga la imposición de los megaproyectos de muerte, como es la supuesta consulta que pretende realizar los malos gobiernos en diversas comunidades del Istmo de Tehuantepec los días 30 y 31 de marzo” (Enlace Zapatista, 29/marzo/2019).

Además denunciaron “las prácticas corruptas que los malos gobiernos a través del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas han estado realizando para buscar dividir, engañar e intimidar a nuestras comunidades, donde ofrecen programas y proyectos a cambio de decir que sí en sus supuestas consultas, como si lo que está en juego no fuera el territorio y los recursos naturales (Enlace Zapatista, 29/marzo/2019).

También se hizo pública, en redes sociodigitales, una carta de Raúl Rangel González, perteneciente a la nación ikoots, dirigida a Adelfo Regino. “Con la postura institucional que usted representa desde el recién creado Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), en sus poco meses de vida ha dejado constancia de lo que es; porque en lugar de reconciliar y reconstruir las relaciones de los pueblos indígenas con el Estado mexicano, ha roto muchas de ellas con los pueblos indígenas del país, empezando con los pueblos indígenas de Morelos, Puebla y Tlaxcala; ahora con los pueblos indígenas de Oaxaca y Veracruz”.

En este mismo sentido, ayer 30 de marzo en el encuentro EZ25, Otro mundo es posible, diálogos desde el cine realizado en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco en la Ciudad de México, la investigadora Paulina Fernández Christlieb arremetió contra AMLO y el mismo Adelfo Regino. Informó que a este último, el zapatismo (de quien en un momento fue asesor) lo ha señalado como “traidor”, pues ahora “está queriendo comparar a la gente con un montón de promesas y de dinero para la construcción de megaproyectos”.

Para Paulina Fernández el poner en juego programas sociales para persuadir a que se vote a favor del proyecto señalado, sólo es una muestra más de “programas clientelares, que además de individualizantes, desintegran los vínculos comunitarios, pilar de la política de los pueblos”. Estrategia que denunció como “compra de conciencias y que es lo más contrainsurgente, siendo un atentado mayor contra la autonomía a través de clientelismo”.

Así una pequeña muestra de la simulación que se ha puesto en acción por parte del gobierno federal en contra de las naciones originarias. den0 \lsdunhi