José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 25 de junio, 2021.-El mandatario estatal perredista, Silvano Aureoles Conejo aseguró, durante más de una hora de conferencia de prensa con medios locales, que el arribo de Morena a la gubernatura de Michoacán significa el “regreso del crimen organizado”.  

Ante el exhorto del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que Aureoles debe presentar pruebas de las acusaciones que hizo este miércoles ante un medio informativo electrónico, de lo contrario solo sería “amarillismo y sensacionalismo”, el ejecutivo estatal dijo que no se pueden presentar pruebas porque no es sencillo que los testigos quieran hablar.  

Aureoles reiteró esta mañana en las oficinas de Casa de Gobierno las acusaciones en contra de los ex gobernadores Leonel Godoy Rangel y Jesús Reyna a quienes acusó de operar en los comicios estatales desde hace más de una década, y de ser cómplices con el crimen organizado, pero sin presentar pruebas y solo a través de denuncia pública.  

Al comentarle que Leonel Godoy y Jesús Reyna informaron que presentarán denuncia pública por difamación, el gobernador de Michoacán respondió que no entraría en detalles, pero tienen derecho a denunciar porque del primero se conoce “su actuar y del otro es un ex convicto”. También se le peguntó si es verdad, como dice Reyna, que le pidió apoyo para respaldar la candidatura de Carlos Herrera, abanderado de la alianza PRI, PAN, PRD, Silvano Aureoles no comentó nada.  

En torno al señalamiento del ex gobernador interino, Jesús Reyna, que le exige a Silvano Aureoles presente ante la Fiscalía la denuncia y pruebas que tiene en su contra, sobre presuntos nexos con la delincuencia organizada entre 2006 y 2015, el gobernador de la entidad dijo que no procederá ante las autoridades, pero sí continuará con la denuncia pública para evitar que regrese “el narco-gobierno”.  

Aureoles Conejo afirmó que en un futuro próximo podía haber persecución política contra su persona, pero dejará su gobierno con cuentas claras y trasparencia, pero no responde por sus funcionarios y colaboradores.  

En tanto, Misael García Vázquez, vocero del gobernador electo, Alfredo Ramírez Bedolla, dijo que son incongruentes las acusaciones que el gobernador Aureoles hizo ante medios nacionales y locales sobre la presunta participación del crimen organizado en la elección y que Morena está convirtiéndose en un “narco partido”, cuando él ha sido señalado de presuntamente colaborar con cédulas delictivas. 

“El Gobierno de Silvano Aureoles ha sido omiso de los grupos delictivos que controlan buena parte del territorio estatal, por lo que el gobernador no tiene palabra para hacer ese tipo de acusaciones”, enfatizó García Vázquez, luego de subrayar que en seis años de administración Aureoles desmanteló las políticas públicas y manejó con opacidad los recursos públicos, por ello la gente decidió en las urnas poner fin a su régimen de corrupción.