Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3 

Morelia, Mich., 20 de diciembre, 2019.-Es verdad, el problemas de violencia e inseguridad es muy complejo porque inciden múltiples factores como  la corrupción de autoridades de los tres órdenes de gobierno, descomposición social; marginación, ignorancia, falta de profesionalización y armamento de los cuerpos policiacos, entre otros.

Michoacán se ha visto afectado severamente por el crimen organizado desde principio de este siglo, al igual que otras entidades del país como Tamaulipas, Veracruz, Jalisco, Sinaloa, Estado de México, Guanajuato, por mencionar solo algunas. Cada uno de estos estados ha presentado características muy particulares por el tipo de personas que han sido afectadas y por la crueldad como se cometen los homicidios.

De 2009 a 2015 la cifra anual de homicidios en Michoacán fue  de aproximadamente 900. No obstante, en los últimos cuatro años creció paulatinamente hasta alcanzar el doble en 2019. La entidad se ubica entre los primeros siete estados donde hay mayor incidencia de este delito.

El gobernador de Michoacán Silvano Aureoles Conejo aseguró que trabaja en coordinación con el gobierno federal en la lucha contra la delincuencia, pero en el combate al crimen organizado, que tiene que ver con el narcotráfico y la mayor parte de homicidios, le corresponde al gobierno de la República atenderlo por tratarse de un delito federal.

Sostuvo que las reuniones diarias del presidente Obrador con los mandos de seguridad poco ayudan a resolver la problemática de la violencia y del crimen organizado, ya que falta una nueva estrategia que no sea la de  perdonar o premiar a delincuentes como ocurrió el pasado 27 de mayo en La Huacana. “Difiero absolutamente, pero respeto la determinación del gobierno federal de implementar su estrategia, solo que a mí me preocupa que andemos premiando delincuentes”, expuso en ese momento.

En estos cuatro años, que abarcan la administración de Aureoles,  hubo disminución en delitos como secuestro, extorsiones robo de autos,  que disminuyeron entre 30 y 40 por ciento, en el caso de los dos rimeros delitos y 10 por ciento en robo de vehículos.

A mediados de octubre de este 2019, 14 policías estatales murieron en una emboscada en Aguililla. El gobernador de Michoacán escribió en redes sociales: “Hoy más que nunca, el Estado Mexicano debe intervenir sin titubeos, sin reparto de culpas, con altura de miras, con trabajo conjunto, para atender la principal demanda de nuestro país que es la seguridad”.

En la reunión de seguridad celebrada en la Ciudad de México este 18 de diciembre, Silvano Aureoles manifestó que la coordinación entre de gobiernos e instituciones es el eje principal que garantizan una correcta atención a la seguridad nacional y de los estados. “Coincidimos plenamente en que la seguridad es una tarea compartida, donde no hay espacio ara filias o fobias políticas”.

Es cierto, el tema de seguridad no debe politizarse, pero es una realidad, incluso los panistas son los primeros que se desgarran las vestiduras, cuando hubo dos presidentes de la República de este partido que no supieron cómo enfrentar este problema por los miles y miles de muertos que dejaron, además de corrupción de algunos funcionarios, entre otras tantas ineficiencias.