Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 15 de junio, 2019.- En dos semanas se cumplirá un año de los comicios presidenciales. Tiempo que los detractores del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador no han desaprovechado para tratar de desprestigiarlo.

Pero el tiro de los llamados conservadores y seguidores de partidos de derecha no les ha resultado. En una encuesta realizada por el diario La Jornada dio como resultado que el 83 por ciento de los entrevistados votarían nuevamente por Obrador. 9 por ciento por el priista José Antonio Meade; 7 por ciento por el panista Ricardo Anaya y uno por ciento por el independiente, Jaime Rodríguez El Bronco.

Hasta el momento López Obrador ha sido coherente con lo que prometió, con excepción  del problema de seguridad y de violencia que prácticamente mantienen la misma tendencia que años anteriores, y es que está apenas por iniciar la estrategia con la Guardia Nacional. Este sin duda será el compromiso más difícil de cumplir.

En materia económica buena parte de los grupos empresariales  está con el presidente Obrador; los programas sociales siguen avanzando y la inversión pública se comienza a perfilar, tanto en Pemex, el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, entras obras que son emblemáticas de esta administración.

Es obvio que la sacudida contra la corrupción y contra beneficiarios del poder político y económico de antaño hay traído algunas consecuencias. Hay quienes aseguran que menos fluidez de dinero, pero entre los sectores más desprotegidos hay un poco de dinero aunque sea para lo más indispensable.

No sabemos si logrará cumplir con todos los compromisos pero el gobierno de Obrador es diferente. Ya no se trata de una figura casi imperial y omnipotente, ahora vemos al ser humano solidario y comprometido con los sectores más desprotegidos. Lo están criticando mucho, precisamente quienes carecen de valores tan elementales que son la honestidad, el respeto, la sinceridad, la compasión y la humildad.