Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 13 de octubre, 2019.- Hace unos días, en la conferencia de prensa mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que en los próximos días se darán a conocer resultados de las investigaciones en torno a la muerte de los panistas poblanos Marta Erika Alonso y su marido Rafael Moreno Valle. “Es sorprendente, ya lo verán”, comentó, al parecer en una frase sin sentido.

El 24 de diciembre de 2018 sin duda impactó la noticia del helicopterazo en el que murieron el ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle y  su esposa Martha Erika Alonso, esta última había asumido la gubernatura 10 días antes de morir.

Hay un rumor enorme en torno a que estos dos personajes no murieron, simplemente se esfumaron. En su haber tenían una fortuna de 300 mil millones de pesos, debido a que el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno  se le acusaba de malos manejos del erario público;  de haber endeudado al estado y estuvo involucrado con el negocio ilícito del huachicol.

Tan limpios como se la saben jugar, los panistas iniciaron una campaña en contra de Andrés Manuel López Obrador al acusarlo de homicida.

La agencia de noticias Notimex dio a conocer que el acta de defunción de ambos políticos indica que murieron a las 17 horas con 25 minutos, el 24 de diciembre de 2018, alrededor de tres horas después de que el helicóptero Augusta A109 con matrícula XABON cayera en el Cerro de la Chimenea del Chacuaco, municipio de Santa María Coronango.

Algunos medios de información de Puebla aseguraron días después del accidente que los dos panistas no habían muerto, incluso, reiteraron meses después que habían sido vistos en Panamá. Obviamente que nadie creyó esa versión. Falta pocos días para que Obrador dé a conocer la “sorpresa” de las investigaciones.