Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 28 de septiembre, 2919.- Este viernes marcharon aproximadamente seis millones de personas en diferentes partes del mundo para pedirles a los presidentes de todo el planeta hacer más por el medio ambiente. La protesta fue encabezada por la activista sueca Greta Thunberg en Montreal, Canadá.

Las protestas se reprodujeron en diferentes partes del mundo. Lo grave de este asunto es que al mandatario del país más poderoso del mundo, Donald Trump no le interesa lo que ocurra en otras naciones, incluso alguna como México, donde  Estados Unidos tiene fuertes intereses.

Es obvio que este tipo de marchas no son por protagonismo, sino que en verdad hay una verdadera alerta en torno a lo que está ocurriendo con el medio ambiente y el llamado cambio climático.

Especies animales y vegetales han desaparecido y otras tantas están en peligro de extinción. Sin contar a los miles de millones de personas que viven en África, Asia y América que han visto cómo todo los días  se destruyen recursos naturales como los bosques, las selvas y el agua. Es cierto que ha prevalecido la protección y el encubrimiento de todos los depredadores ambientales.

Bien lo dijo el funcionario del medio ambiente de Michoacán, Ricardo Luna, que la destrucción de los bosques para la siembra de aguacate es más grave que la delincuencia organizada porque nos estamos quedando sin agua.

Si a la crisis ambiental le sumamos la descomposición social, México se está dirigiendo a una crisis jamás imaginada. Es tiempo de cambiar el rumbo, sino las nuevas generaciones tendrán seria dificultades para sobrevivir. El llamado a los presidentes de todo el mundo  es coherente y razonable. No se debe seguir por el mismo camino de seguir acabando lo más importante del planeta que es la vida, donde también estamos incluidos los seres humanos.