Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 24 de febrero, 2019.-En seis años cientos de personas perdieron la vida por haberse levantado en armas en contra del crimen organizado. Otros tantos fueron encarcelados y miles perdieron la vida en disputas entre grupos delictivos por el control de las plazas en Michoacán. Sin contar las víctimas de secuestro, de “levantones” y desaparecidos.

La lucha contra la delincuencia organizada dejó al menos 60 muertos en la tenencia de La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán, aseguró el ex líder del grupo de autodefensas de esta localidad, Hipólito Mora Chávez, al cumplir seis años de que inició el movimiento armado en contra del cartel Los Caballeros Templarios. “Le pedí al cura del pueblo una oración en la misa de este domingo para los cortadores de limón, autodefensas y gente del pueblo que murió en manos del crimen”.

En entrevista con La Jornada, el iniciador de la lucha de autodefensas, el 24 de febrero de 2013 en La Ruana, comentó que lo peor que ocurrió en el movimiento civil fue la invasión del crimen organizado en los grupos de autodefensa. “Era una lucha limpia que fue contaminada por la infiltración de líderes de la delincuencia en grupos de autodefensas, pero aun así fuimos un ejemplo para el país”.

Hipólito Mora comentó que la mejor lección que dejaron los verdaderos grupos de autodefensa es que “nunca debe uno cruzarse de brazos, y nunca dejarse vencer. Siempre les hice ver  a los muchachos aspectos positivos y nunca desanimarlos. Vimos cómo nuestro compañeros se retiraron por miedo, por el trabajo e incluso porque decidieron pelear del lado de los cárteles”.

Dijo que a México le urge la paz y tranquilidad. “Yo estoy dispuesto a encabezar otra lucha contra la delincuencia,  porque hay cabrones que anduvieron con grupos de autodefensas y están en las filas del crimen organizado, y las autoridades saben que solos no pueden, que se necesita de la sociedad civil para acabar con ese lastre”.

Mora Chávez comentó que la idea de la Guardia Nacional  es excelente. Comentó que participó en el Senado de la República y dijo que es la mejor idea, pues si bien es cierto que el crimen  se infiltró en fuerzas de seguridad de los municipios, estados y federación es posible lograr un saneamiento, porque quienes piensan lo contrario le están apostando al crimen. “En las últimas semanas hemos visto cómo militares y policías del estado están combatiendo a la delincuencia. Vemos a las fuerzas de seguridad por todas partes y eso es bueno”.

Dijo que nadie puede negar la lucha por las plazas entre los cárteles de Jalisco y Michoacán. Ha habido ejecuciones, y enfrentamientos. “Mi sobrino y otros cuatro muchachos fueron levantados el pasado 2 de febrero y no se sabe nada de ellos. Ninguna autoridad ha dicho nada al respecto. En última fechas hemos visto enfrentamientos entre militares y policías contra delincuentes, así como bloqueos de carreteras, en este municipio de Buenavista por parte de quienes apoyan a los que delinquen, pero es urgente acabar con esta situación que tanto daño le ha hecho al país”.

Hipólito Mora dijo que es necesario que los mexicanos se cuiden de falsos líderes cuando solo buscan el beneficio personal. “Deben saber que hay algunos que recibían órdenes del crimen desde que ingresaron a los grupos de autodefensa.

Han pasado seis años de que  grupos de autodefensa se levantaron en armas en Tepalcatepec y en la tenencia de Felipe Carrillo Puerto conocida como La Ruana. Pero la lucha quedó inconclusa, ahora siguen en su contra las presiones de la delincuencia, porque hay un grupo armado que lo continúa hostigando, apuntó Mora. 

A partir de febrero de 2013 surgieron grupos de autodefensa en más de 30 municipios que fueron frenados en mayo de 2014. Más de 500 de sus integrantes fueron encarcelados por el uso de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército Mexicano; muchos por no haber entregado las armas como ordenaron las autoridades federales, es el caso de José Manuel Mireles.

En esta lucha, Hipólito Mora  perdió a su hijo en diciembre de 2014 en un enfrentamiento con gente de Luis Antonio Torres, El Americano, delincuente protegido por el entonces comisionado para la seguridad, Alfredo Castillo Cervantes, quien a decir de Mora, dos veces lo llevó a prisión. “Estoy dispuesto a retornar a la lucha contra la delincuencia, al costo que sea”. (Con información de La Jornada)