Mario Ensástiga Santiago/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 12 de agosto, 2020.-Los actuales escenarios sociales, económicos y políticos de la presentación del segundo informe de gobierno municipal de Morelia, al igual que los demás ayuntamientos, son bastante complicados, la pandemia del COVID-19 es una verdadera crisis humanitaria, por la que habrán de transitar varios eventos políticos de suma importancia para el futuro de todo México y particularmente para nuestra entidad.  

El proceso electoral 2020-2021 por sus características será el de los comicios intermedios quizás más complejos que hayamos vivido, será un auténtico ejercicio plebiscitario que la ciudadanía haga a la mitad del camino del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que permitirá evaluar la viabilidad política de la 4t; en Michoacán habremos de elegir la nueva gubernatura de la entidad, las diputaciones federales michoacanas, el Congreso Local y las presidencias municipales.  

El segundo informe será un proceso de nueve informes en lugares estratégicos del municipio, tanto de la zona rural como de la ciudad, y dos eventos centrales, el institucional de rendición de cuentas al Ayuntamiento en el patio central del Palacio Municipal, y el político de informe a toda la población en la Plaza dedicada al Generalísimo Morelos.  

Sin duda será este segundo informe de gobierno en Morelia, será un interesante ejercicio de rendición de cuentas inédito y de suma importancia por sus previsibles repercusiones  políticas, que posibilitará al presidente municipal acercarse a la población que por las limitaciones de la pandemia no es aconsejable que acuda a la tradicional concentración masiva de los informes de gobierno.  

El informe de gobierno de Raúl Morón Orozco, seguramente será él último, estará hasta que jurídica y políticamente decida pedir licencia para ir por la gubernatura de Michoacán para el periodo 2021-2027, para nadie será una novedad y sorpresa en virtud de que es de los prospectos con mayores posibilidades de obtener la candidatura de Morena, que de no fracturarse y dividirse se alzará con el triunfo electoral el próximo 6 de junio de 2021.  

El gobierno municipal continuará hasta cumplir los tres años del periodo, para terminar y consolidar los proyectos que se encuentran en curso o en proceso de definición y gestión técnica, económica y financiera, para realizarse en lo que resta del trienio, en la misma lógica preparará el cierre y las condiciones para la entrega recepción, que sin duda alguna entregaran mejores cuentas y estado de la administración en mejores condiciones de cuando las recibió; en ese sentido, el segundo informe de gobierno para el Profesor Raúl Morón, aun cuando permanezca al frente de la administración municipal por un tiempo más, será un punto de inflexión, de llegada y partida a otras empresas político electorales de mayores vuelos.  

Tendrá que dar por sentado y descontado las inevitables críticas de los y las detractoras de del proyecto político del que fuera dirigente de los profesores democrático y del perredismo estatal, descalificarán estérilmente la decisión política de Morón y sus seguidores, tal decisión estará en el marco de respeto a las leyes, normas y calendario del proceso electoral definido por el INE y el IEM.  

Hacer la sistematización de las experiencias de esta administración del municipio y capital de Michoacán, requiere de un proceso de investigación académica seria y consistente, que desde luego no pretendo hacer en este espacio, sólo quiero compartir algunos elementos generales de lo que considero son los rasgos fundamentales de la administración del profesor Raúl Morón Orozco que en mi opinión constituyen el sello de gobierno.  

El primero aspecto a considerar es el relativo a la transparencia, honestidad, austeridad y eficacia de la aplicación los recursos públicos, que le ha permitido obtener la calificación del 99.4 por ciento de cumplimiento de acuerdo a la evaluación de Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales; liquido  el 100 por ciento de la deuda a corto plazo que la administración anterior le heredo del 2018, el saldo de la deuda pública de largo plazo estimada en más de 45 millones de pesos se liquidará totalmente en los primeros meses del 2021.  

Al aplicar la norma de cero corrupción, eliminación de gastos excesivos y políticas de no endeudamiento facilitó la adjudicación  de 531 contratos a constructoras morelianas, a través del “cero moches” y total transparencia de las evaluaciones de las licitaciones, lo que ha permitido recobrar la confianza del sector de la construcción en el gobierno, acciones que han repercutido en la recuperación de más 125 millones pesos en lo que va del presente gobierno, situación que no tiene precedentes en las últimas administraciones municipales de Morelia.  

Las buenas prácticas técnico administrativas han dado lugar a reconocimientos nacionales e internacionales, al obtener el primer lugar a nivel nacional por el buen manejo del presupuesto basado en resultados, acreditación hecha por la Secretaría de Hacienda; por otra parte logró escalar el indicador del Observatorio Nacional de Mejora Regulatoria, pasando de una puntuación de 0.88 a 1.70, porcentaje arriba de la media nacional; obtuvo el reconocimiento a nivel nacional del Sistema Local de Justicia Cívica y el Modelo de Proximidad Social operado por la policía municipal, con el objeto de contribuir a la pacificación y prevención de conductas delictivas; Morelia recibió el reconocimiento de ser la primera ciudad patrimonio de la humanidad, el Sello Internacional de Viaje Seguro, otorgado por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).  

El segundo aspecto que me importa resaltar es el volumen de la obra pública que se ha realizado, se han ejecutado más de mil obras y acciones con una inversión histórica de alrededor mil 368 millones de pesos, atendiendo a todos los sectores urbanos y rurales, operado en obras que han transformado físicamente la imagen y  territorio del municipio, de mejoramiento y recuperación espacios públicos, plazas, mercados, centros de bienestar, espacios educativos, mejoramiento de instalaciones deportivas y educativas, así como la construcción y mejoramiento de las vialidades, infraestructura del agua potable y drenaje.  

El emblemático Programa Juntos Iluminando Morelia, cambió alrededor 76 mil luminarias con las más altas especificaciones tecnológicas, tanto en la ciudad como en las comunidades de las tenencias, se iluminaron las principales plazas públicas, jardines y del Centro Histórico, con una inversión de 170 millones de pesos de recursos propios, sin acudir al endeudamiento del gobierno y la ciudadanía.  

Para mitigar las inundaciones se realizó la limpieza de los drenes de la ciudad, en un total de 24 mil 850 metros lineales y el retiro de 35 mil 280 toneladas de materiales producto de la limpieza de los drenes; se desazolvaron 107 mil 690 metros lineales de tuberías de drenaje, beneficiando a 250 mil habitantes de 325 colonias en la prevención de posibles inundaciones.  

Se destinaron más de 140 millones de pesos para la operatividad y aplicación de los programas de Gestión Integral de Residuos Sólidos, se han tomado acciones legales para poner orden y honestidad en el proceso de la disposición final de los residuos sólidos y terminar con el fraude que por años han hecho la ciudadanía.  

En la próxima colaboración y segunda parte de este artículo de opinión, abordaré las políticas pública de Bienestar Social, Prosperidad Económica y las acciones implementadas ante el brote de la pandemia del Coronavirus.