Fabián Bonilla López/Noticias y Debate M3

CDMX, 23 de febrero, 2020.- Se acaban de realizar las Jornadas en Defensa del Territorio y la Madre Tierra “Samir Somos Todas y Todos”. Un conjunto de actos políticos a partir del primer aniversario del asesinato del activista Samir Flores. Desde el jueves pasado se realizaron acciones “dislocadas” en diversas geografías en el mundo entero.

Fueron un total de 70 acciones en México y en otros siete países, en las que se exigió el esclarecimiento del asesinato de Samir Flores.

En la CDMX, el viernes se realizó una marcha nacional convocada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Concejo Indígena de Gobierno (CIG). Al finalizar la marcha, integrantes de la comunidad de Amilcingo, Morelos, instaló el antimonumento dedicado a Samir Flores en el Zócalo capitalino.

Al mismo tiempo que frente a Palacio Nacional, concejales del CIG y del CNI, exigieron que cesen la imposición de megaproyectos. Y condenando la violencia asesina a las y los defensores del territorio.

Vale la pena recordar aquí el señalamiento de Marichuy de que en la actual administración se “agudizó” la represión contra defensores de la Madre Tierra. Pues se inició una “guerra desatada” contra las comunidades que se oponen a la implementación de megaproyectos a lo largo y ancho del país (Proceso, 22/02/2020).

Ayer sábado se realizó una asamblea nacional en Amilcingo. Con el objetivo de dialogar, pero también discutir el plan de acción que haga frente al modelo de capitalismo extra activista a partir de la imposición de megaproyectos. Una calamitosa continuidad que ahora se extiende en el propio gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En la asamblea, las y los participantes hicieron una valoración de las jornadas, que duraron tres días, pero sobre todo tomaron decisiones en conjunto para futuras movilizaciones.

Para el 8 de marzo acordaron marchar con un listón negro. Recordaron que en territorio Zapatista no hay feminicidios. Coincidieron en que urge defender la vida de las mujeres y cuidarse ante el crecimiento de la violencia. La primera acción será organizar jornadas globales de resistencia y de articulación en cada geografía según los tiempos de cada comunidad, barrio o pueblo, del 10 al 30 de abril. También acordaron que se sumarán como CNI-CIG, a las marchas del primero de mayo, pero buscarán resignificar esa fecha simbólica del “Día del Trabajo” desde el anticapitalismo y la lucha de las mujeres (Pie de Página, 23/02/2020).

Las acciones “dislocadas” en memoria de Samir Flores empezaron a fraguar un nuevo símbolo en contra los megaproyectos de muerte desde abajo y a la izquierda.