Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 26 de enero, 2019.- El próximo 2 de febrero, las comunidades purépechas  encenderán el fuego nuevo en Cuanajo, municipio de Pátzcuaro. En 2018 se celebró en la comunidad Naranja de Tapia, municipio de Zacapu. La ceremonia representa el inicio del año nuevo  que desde 1983  retomaron las cuatro regiones indígenas  en honor a Tata Kurikaveri,  máxima deidad de esta cultura prehispánica de Michoacán.

Con fogatas, danzas y pirekuas fue recibido el año nuevo. Asimismo se hizo la declaratoria para que el próximo año la celebración se lleve a cabo en  una comunidad de las regiones purépechas: la Meseta, la Cañada de los Once Pueblos, la ribera del Lago de Pátzcuaro o en un pueblo de la Sierra.

El encendido del fuego nuevo se lleva a cabo todos los años  a partir de la noche del 1° de febrero. Se utilizan varas de ocote para el encendido del fuego nuevo, acompañado del sonido de caracoles.

De acuerdo al calendario purépecha, el año consta de 18 meses de 20 días. La fiesta purépecha  se lleva a cabo cada año y en un pueblo distinto, que recibe el fuego viejo de la comunidad que lo custodió durante todo el año anterior, y enciende el fuego nuevo que queda bajo su resguardo hasta entregarlo a la siguiente sede.  

El fuego es trasladado a pie de comunidad a comunidad sede, lo llevan  los cargueros,  acompañados de un grupo de comuneros a quienes se le  une gente de otros pueblos durante el camino. El fuego viejo debe llegar siempre el 31 de enero por la tarde a la comunidad en donde se realizará la ceremonia de encendido del fuego nuevo, para ser apagado allí con tierra. Después sigue un día de oscuridad, que representa el final de un ciclo, y en la madrugada del 2 de febrero se enciende el fuego nuevo, que significa el inicio de un nuevo ciclo.