Miss Edi Toriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 16 de octubre, 2019.- El Senado de la República aprobó en lo general la Reforma Constitucional de Revocación de Mandato, que  establece normas para separar del cargo, a través de una consulta popular,  al Presidente de la República o a los gobernadores.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la decisión del Senado al considerar que en la democracia participativa el pueblo pone y el pueblo quita, porque de lo contrario “hay que soportar incluso a un mediocre o a un  ladrón” en el gobierno.

El dictamen aprobado señala que la Revocación de Mandato solo podrá solicitarse una vez durante los tres primeros meses del cuarto año del período constitucional de la Presidencia o de un gobernador y no será concurrente a las elecciones federales de 2021.

Es decir que  en las boletas electorales de las elecciones federales del 2021 no aparecerá el nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador para determinar si permanece o no en el cargo, sino que este tipo de consulta se podrá realizar a partir del año siguiente, en 2022.

La Revocación de Mandato es para destituir a un presidente o a un gobernador por incapacidad, por incumplir su plataforma y sus compromisos de campaña, por fallarle a la gente y perder su confianza.

Esta figura podrá ser solicitada por los ciudadanos con el  tres por ciento de los inscritos en la lista nominal y el  Instituto Nacional Electoral será el encargado de la organización, descartando un esquema de reelección, debido a que la Constitución lo prohíbe claramente.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, consideró una buena noticia la aprobación de las reformas en materia de revocación de mandato y realización de consultas ciudadanas.

Agregó que con los cambios aprobados a la Constitución “el pueblo tendrá las riendas” del poder en sus manos para premiar o castigar a los buenos o malos gobernantes.

Dijo que en su caso, a mediados de su gobierno habrá una consulta para que todos los ciudadanos decidan si quieren que continúe en la Presidencia.

“Si nos quedamos en la democracia representativa hay que aguantar a un gobernante malo, mediocre hasta que termina su periodo, mediocre y a veces, ladrones; así el cambio es una buena noticia”.