Jorge Vílchez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 20 de mayo, 2019.- No hay duda, el líder del  Sindicato de la Universidad Tecnológica de Morelia, Gerardo Bolaños Jiménez, debió haber amasado ya una fortuna.

Los privilegios de los que ha gozado durante los 16 años que tiene ya al frente de ese organismo sindical así lo estarían demostrando.

Al  sempiterno líder sindical se le  otorgaron recursos financieros de los que no ha comprobado su real destino. Ha sangrado a la institución de manera perversa e insistente.

Y no le importa que la Universidad Tecnológica acuse hoy un déficit financiero de 18 millones 500 mil pesos.

Lo que promueve hoy, con la toma de las instalaciones de la Universidad Tecnológica, no es la defensa de los trabajadores sindicalizados, sino la recuperación de sus múltiples privilegios.

Veamos: Desde el 2014 hasta el año pasado, Gerardo Bolaños había recibido de la Dirección de la Universidad Tecnológica montos económicos que oscilaban de los 400 mil pesos a los 500 mil pesos por año, para gastos de operación, papelería, asesoría jurídica y renta de oficina sindical. Pero resulta que el domicilio que el líder señaló como oficina sindical es un negocio de venta de gazpachos; la verdadera oficina la tiene en la misma institución educativa; la papelería se la otorgan los cinco directores afines a él, y la asesoría jurídica se la ofrece un profesor de la propia Universidad.

Para ayuda sindical, la institución ha depositado a la cuenta bancaria del sindicato recursos financieros que rebasan los 3 millones de pesos por año. Se sabe que este recurso lo entregaba Gerardo Bolaños a quien él quería, y no hay reporte de dotación o alguna otra comprobación.

Igual, de los recursos financieros, por alrededor de 115 mil pesos por año, que se le ha entregado al sindicato para eventos deportivos y culturales no hay comprobación ni control sobre su destino.

De la Caja de Préstamos iniciada en el 2014 y para la que se destinaron, en ese mismo periodo, alrededor de 580 mil pesos que serían para prestar 4 mil 500 pesos a cada uno de los 120 agremiados, se sabe que no se le entregaba a los trabajadores  y tampoco hay existe

comprobación alguna o control, sobre este recurso.  Al sindicato se le han depositado diversos montos de dineros para este concepto desde el 2014 hasta el pasado 2018.

Para el aniversario del  sindicato, y desde el 2014,  la Universidad Tecnológica le ha otorgado al sindicato 40 mil pesos cada año, pero tampoco existe comprobación o control sobre este recurso.

Para apoyo de fin de año, el sindicato ha recibido montos económicos  que eran desde los 240 mil a los 390 mil pesos; y también, el líder decidía a quién le entregaba y a quién no.

Lo último: la Universidad le entregó al sindicato recursos por el orden de los 700 mil pesos por concepto de bono único por firma de convenio de incremento salarial 2017. Este  bono se dio para la compra de una casa sindical, pero es hora que se desconoce el destino de ese recurso, porque  aún no se ha entregado la escritura que avale la adquisición del bien por el cual se firmó el convenio.

Así, la Universidad Tecnológica de Morelia ha erogado, desde  2014,  alrededor de 4 millones de pesos anuales a las arcas sindicales o, dígase, en gran medida para el beneficio personal de Gerardo Bolaños. Hoy, ese monto económico ya no lo puede erogar la institución educativa.

Pero  Gerardo Bolaños no es solo es un líder voraz y abusivo, también práctica el nepotismo sin rubor alguno. Tiene a su esposa Laura Vieyra Jaramillo con el cargo de directora de la carrera de Diseños de Moda; a su sobrino Adrián Bolaños, como profesor de asignatura;  a su cuñada Rosenda Vieyra Jaramillo, profesora de tiempo completo; y a su primo José Luis Calvillo Banda, como profesor de tiempo completo.

Además, en los últimos 20 meses, el sindicato creó 20 Coordinaciones de Área, que no existen en la estructura del organigrama estatal, ni en el analítico  federal. Un invento, pues, de Gerardo Bolaños, quien tiene ya acusaba un poder sindical  muy disminuido.

El pasado 8 de mayo tomó nuevamente las instalaciones y hasta el momento permanece el plantón en la institución, con una clara afectación a más de 2 mil 400 estudiantes.

El argumento: solicita que se restituya  a 38 docentes  con quienes ya se concluyó contrato (los contratos son por cuatrimestre); además pide se le restituya a él y cuatro miembros del SUTUTEM a quienes, tras una toma ilegal, se les dio un aviso de rescisión de contrato de trabajo.  

Sin duda, Gerardo Bolaños Jiménez quiere recuperar los privilegios económicos de los que  gozaba hasta antes que llegara la ahora directora Minerva Bautista Gómez, quien ha declarado que no hay recursos financieros para seguir manteniendo esa relación con el organismo sindical que tampoco se prestará a chantajes.

EN REUNION con mujeres beneficiadas con el Programa Palabra de Mujer, en el municipio de Puruándiro, el gobernador Silvano Aureoles Conejo reiteró su compromiso de empoderar al sector femenil, con la finalidad de que el maltrato hacia ellas disminuya. “Nosotros lo que buscamos es empoderar a las compañeras mujeres, uno es con la entrega del recurso, y con los cursos que les dan los compañeros sobre derechos, igualdad y participación”, señaló. Asimismo, el mandatario estatal compartió que gracias a los más de 50 mil créditos otorgados, las mujeres han elevado su autoestima y dejado de lado la dependencia económica y física hacia un hombre.