José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 30 de junio, 2020.- El rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Raúl Cárdenas Navarro, entregó hoy a la delegación del IMSS el respirador artificial que fue diseñado y construido por investigadores nicolaítas. Se trata de un ventilador mecánico y de bajo costo que se puede fabricar en el corto tiempo y es único en su tipo, y sería la propia casa de estudios la que se encargaría de la fabricación en serie de ser aceptado por las autoridades del seguro Social.

Cárdenas Navarro manifestó que se trata de una aportación de esta casa de estudios para dar respuesta a la lucha contra el COVID 19. Dijo que se trata de un ventilador mecánico construido de materiales de fácil acceso que garantiza confianza, portabilidad, y que cumple con los lineamientos no solo de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) sino del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), al contar con un nivel 5 de tecnología, además de funcionalidad en los parámetros que exigen las pruebas con pulmón artificial, porque fue sometido a pruebas con seres vivos.

Cárdenas Navarro entregó a la titular de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), María Luisa Rodea Pimentel, el respirador artificial para atender a pacientes de COVID-19, esto en las instalaciones del salón de usos múltiples de la universidad nicolaíta.

Investigadores de la Casa de Hidalgo produjeron también gel anti-bacterias, caretas protectoras, diseñaron un programa de atención psicológica y se encuentra en proceso, las pruebas rápidas de detección y la creación de la vacuna tipo mosaico para el COVID-19.

En el diseño y desarrollo del respirador artificial participaron investigadores del Instituto de Física y Matemáticas del Instituto de Investigaciones en Metalurgia y Materiales, de la Facultad de Ingeniería Eléctrica y de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Este respirador tiene como características un ambu-bag o bolsa de resucitación, accionada por un carro desplazable movido por una leva sujeta a un motor de uso automotriz de alta confiabilidad. El motor se controla mediante un sofisticado sistema electrónico que proporciona diferentes modos de funcionamiento.

Es capaz de sensar la necesidad de respiración de un paciente que no está completamente sedado y suministrar el volumen de aire y oxígeno deseado. El ventilador ha superado efectivamente las pruebas preliminares con pulmones artificiales con diferentes niveles de resistencia pulmonar, así como con seres vivos, manteniendo valores de saturación de oxígeno en la sangre entre el 97 y 100 por ciento.

Se siguen llevando a cabo pruebas más restrictivas con seres vivos que presentan un elevado daño pulmonar y/o elevados niveles de restricción de vías aéreas. Se espera que el dispositivo pueda ser aprobado en un corto plazo por la Cofepris para su fabricación en masa y utilización.