Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 10 de febrero, 2021.-El oportunismo político y desvío de recursos han desvirtuado todo intento de recuperación ambiental de la cuenca del lago de Pátzcuaro, aseguró el Concejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM), integrado por 60 autoridades comunales purépechas.  

“Cada tres o seis años cuan do se acercan elecciones surgen ambientalistas por todos lados, que presentan propuestas para el rescate de este embalse emblemático del país, pero solo quedan buenos deseos o en proyectos y programas inconclusos”, subrayó Pavel Guzmán, coordinador de la organización indígena.  

Según estudios de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, que incluyen información de pueblos originarios, en los últimos tres lustros se han destinado aproximadamente 5 mil millones de pesos para acciones a favor de la cuenca de este lago, sin embargo, la falta de coordinación entre los tres órdenes de gobierno y la corrupción ha dejado acciones y programas fallidos.  

“De 1934 a la fecha se han realizado más de 2 mil 300 estudios y proyectos de rescate del lago sin resultados cualitativos, incluso ha sido la bandera política de gobiernos federales, estatales y municipales. Pero lo más grave es que el 79 por ciento de los habitantes de los municipios ribereños de Pátzcuaro, Erongarícuaro, Quiroga y Tzintzuntzan viven en pobreza y 40 por ciento en pobreza extrema, según datos intermedios del INEGI de 2015”, apuntó Pavel Guzmán.  

El lago de Pátzcuaro sigue muriendo poco a poco, cada año pierde un kilómetro cuadrado; tiene una superficie aproximada de 120 km cuadrados y la superficie de la cuenca es de 930 kilómetros cuadrados. El embalse se encuentra a 63 kilómetros al oeste de Morelia. “La isla de Janitzio está muy cerca de estar rodeada de agua porque a la comunidad de Jerácuaro, que está en tierra firme, muy pronto se llegará por tierra”, subrayó Pavel Guzmán.  

Las causas del deterioro ambiental de esta región se deben a la deforestación causada por la tala inmoderada, el cambio de uso de suelo para la siembre de aguacate y otras actividades agropecuarias; plagas, incendios forestales, incluso en los últimos 17 años se han perdido más de 15 mil hectáreas de bosque, según estudios realizados por las autoridades ambientales del gobierno de Michoacán.  

El 85 por ciento de los suelos tiene al menos un grado de erosión; se ha perdido la profundidad del agua en más de dos metros y medio, en algunas partes del lago no alcanza ni el metro de altura, no obstante, en la zona cercana a Santa Fe de la Laguna, la profundidad es de más de 11 metros.  

Falta infraestructura para sanear tanta agua contaminada e invadida de sedimentos y vegetación acuática. A la fecha, las platas tratadoras no logran limpiar ni el 20 por ciento de las aguas residuales de las poblaciones ribereñas.  

Según estudios realizados por autoridades ambientales, el 30 por ciento de la basura no se recolecta, de ahí que cuatro especies acuáticas, como el pez blanco están en peligro de extinción, lo mismo que unas 30 especies vegetales terrestres. El deterioro del lago, ha afectado la actividad pesquera de trucha, carpa y mojarra se redujo en una sexta parte.  

El coordinador del CSIM dijo que es urgente se instale una mesa de trabajo entre representantes comunales de la zona ribereña de Pátzcuaro y funcionarios de tres órdenes de gobierno para buscar opciones coordinadas, y no imposiciones como se ha venido haciendo, de otra forma el lago seguirá muriendo poco a poco, y la mayoría de los más de 125 mil habitantes de esta región lacustre vivirán con mayor pobreza. (Información tomada en diario La Jornada)