Fernando Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

CDMX, 19 de marzo, 2019.- mientras se espera que el tema de la Reforma Educativa se ponga en la mesa para su deliberación en la Cámara de Diputados, los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), se han anticipado en calificarla como un ejercicio de maquillaje, pues consideran que permanecen los términos como ingreso, promoción y reconocimiento, determinados por una evaluación, tal como se realizó en el gobierno que encabezó Enrique Peña Nieto, lo que se tradujo en una polarización social que alcanzó a varios estados de la República.

Los agremiados rechazan que sea en el artículo tercero, donde se sientan las bases de la educación, en el que se incorporen aspectos laborales que debieran formar parte del artículo 123 constitucional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador confió en que se aprobará su propuesta y se abrogue la anterior. Aseguró que los profesores tendrán a su alcance los mecanismos de actualización, de capacitación, de formación, todo esto, de común acuerdo con el magisterio y sin recurrir a las evaluaciones.

Esperemos que el gobierno federal que encabeza López Obrador tenga la sensibilidad para fortalecer el sistema de las escuelas normales, donde los egresados no sólo cuenten con una formación de calidad, sino también tengan las posibilidades reales de incorporarse al sistema educativo, es decir, el sistema educativo debe representar una oportunidad de ascenso social, lo cual resulta relevante en regiones pobres donde las posibilidades de mejorar son casi imposibles para los jóvenes y sus familias.

Los legisladores tendrán que realizar un trabajo ejemplar, incluyente y con la garantía de calidad, pues la sociedad ya experimentó una Reforma que tuvo un elevado costo económico y social, sin soslayar que su desenlace fue un fracaso.