Miss Edi Toriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 20 de abril, 2019.- El periodista Jorge Ramos sigue ufanándose de lo que considera fue una lección de su parte a los periodistas mexicanos, al presentarse a una de las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador y cuestionarle sobre el tema de los homicidios en México.

Desde ese día, el periodista mexicano radicado en Estados Unidos ha sido ensalzado sobre todo por los adversarios a López Obrador; lo ubican como símbolo de valentía en el periodismo, haciendo ver a los reporteros locales casi como sumisos.

Y no se trata tampoco de dejar de reconocer su audacia –siempre ha sabido exactamente cómo llamar la atención-, pero lo hubiéramos querido ver en todo caso en los sexenios anteriores mostrar la misma valentía de la que presume, desafiando al entonces poderoso Estado Mayor Presidencial y cuestionando con la misma severidad a Enrique Peña, Felipe Calderón o Carlos Salinas de Gortari.

Ramos escribió un artículo esta semana en el que pide a los periodistas mexicanos ser imprudentes y hacer preguntas difíciles. Ya lo quiero ver siendo imprudente cubriendo noticias diarias en las zonas donde impera el narcotráfico o el huachicoleo como sí lo hacen decenas de reporteros mexicanos que no requieren clases de periodismo a estas alturas.

Se nota el dejo de superioridad y arrogancia que utiliza para, desde el extranjero, tratar de dar lecciones de periodismo a los que probablemente considera tercermundistas reporteros mexicanos.

El verdadero periodismo, la valentía y el profesionalismo no se demuestran cuestionando a una persona, aunque sea el Presidente, lo hacen los reporteros que todos los días salen a las calles a cubrir de frente la noticia.  Así de simple, sin tanto protagonismo.