José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 2 de diciembre, 2019.-En verdad que las radios comunitarias realizan un verdadero servicio social: avisan a la gente del pueblo de un mensaje emergente de sus paisanos que laboran en Estados Unidos. También informan de algún hecho importante que afecta a la comunidad; sirve de señal de alarma si hay delincuentes que están asechando.

Pero no menos importante es la difusión de su cultura, costumbres y todo lo que representa el acervo de los pueblos originarios. No se entiende el porqué de tanto egoísmo de los gobiernos que han entregado cientos de concesiones a particulares con fines estrictamente lucrativos.

Comuneros de la región de la Cañada de los Once Pueblos, denunciaron que el pasado 26 de noviembre, empleados del Instituto Federal de Telecomunicaciones intentaron cerrar la radio comunitaria de Carapan, municipio de Chilchota, sin embargo fue la misma  gente del pueblo la que impidió porque el permiso para operar se encuentra en trámite.

A principios de este año fueron cerradas las emisoras comunitarias UékakuadeOcumicho, municipio de Charapan, y  radio Eiámpiti, de San Juan Nuevo Parangaricutiro por elementos de la AFI y de la SCT.

El Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM) pidió al gobierno  federal que cese el hostigamiento e intentos por clausurar las radios culturales purépechas, lo que representa una violación a los derechos colectivos de las comunidades indígenas y una violación a la libertad de expresión.   

“Las radios culturales e indígenas son un medio para que las comunidades originarias trasmitan nuestro idioma materno, nuestra cosmovisión, nuestra historia y nuestra cultura,  además es un derecho de expresión garantizado en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración de las Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas”, señaló el coordinador de la organización indígena, Pavel Guzmán.

El 29 de enero de este 2019 un centenar de elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se presentaron a la comunidad de indígena purépecha de Ocumicho, municipio de Charapan Michoacán, para cerrar la emisora comunitaria Uékakua.

El otro caso fue el pasado 24 de enero, cuando personal de la AFI y SCT confiscaron el equipo de transmisión de la emisora comunitaria Eiámpiti, en la comunidad purépecha de Nuevo San Juan Parangaricutiro.

Las radios comunales ofrecen servicio local, ya que apenas tienen 5 watts de potencia, y se utilizan para trasmitir música, cultura, clases, mensajes, avisos e información en idioma purépecha, apuntó. Hay unas 12 emisoras en toda la entidad en comunidades como Cherán, Paracho, Santa Fe de la Laguna, municipio de Quiroga; Huecorio, municipio de Pátzcuaro;  Pichátaro, municipio de Tingambato; Caltzontzin, municipio de Uruapan; San Felipe de los Herreros, municipio de Charapan, entre otras”, comentó el dirigente del CSIM. “Las personas que laboran en estos medios locales no tienen salario y no hay fines lucrativos”.

Quizá sea por eso.