Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 11 de marzo, 2019.- Curioso ha sido el resultado de la respuesta que dio la Real Academia de la Lengua (RAE) a la pregunta de un cibernauta con respecto de la palabra “puto”, considerada por la institución como “un prefijo intensificador”.

Muchas han sido las interpretaciones que se han dado a la respuesta de la RAE, pero han sido sumamente ingeniosas las reacciones que se han generado a partir de tal respuesta, la que más me ha gustado hasta ahora es la de “prefijo intensificador el que lo lea”. Quienes hayan entrado a un baño público y hayan leído lo que diversos autores anónimos han escrito en las puertas y paredes, entenderán a lo que me refiero.

Otro ejemplo que han retomado los aficionados al futbol es cuando se utiliza la palabra “puto” cuando el portero hace un saque de meta, antecedido de la expresión “¡ehhh… p..! Esta revelación de la RAE implica que los fanáticos han sido incomprendidos y hasta sancionados injustamente, pues si la palabra es sólo un prefijo intensificador, nadie debería ofenderse.

Por otra parte cuando alguien dice “hace un puto calor”, resulta gratificante saber que no se está siendo grosero, sino únicamente dando énfasis a un adjetivo calificativo. Cuando se está en un clima de más de 40 grados, es inimaginable que alguien diga “hace mucho calor”, cuando la temperatura obliga a sacar el más florido lenguaje, con la tranquilidad ahora de saber que no se está incurriendo en una leperada sino en un elegante “prefijo intensificador”.

Lo mismo sucede cuando alguien ha concluido una intensa jornada de trabajo, no basta con decir que ha laborado mucho, lo más justo y desahogador que se puede decir es “he trabajado todo el puto día”.

Y si se quiere ser aún más intensificador, habría que preguntar a la RAE si se vale agregar todavía más prefijos intensificadores como “he trabajado todo el reputísimo día”. Ayudaría a aliviar nuestras conciencias como respetuosos del lenguaje.