Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 15 de septiembre.-Muchos se preguntan ¿a qué se dedican o qué fue de los líderes de grupos de autodefensa que se levantaron en armas ante el crimen organizado en febrero de 2013 y fechas posteriores? Todos  conocemos  a José Manuel Mireles Valverde, quien funge como subdelegado del ISSSTE en Michoacán, y quien es originario de Tepalcatepec. Sin embargo hay otros no menos importantes.

Alberto Gutiérrez, el Comandante Cinco fue quien organizó a las también llamadas guardias comunitarias en Tepalcatepec, después  del levantamiento armado. Era el mayor estratega, el que organizó al Grupo Especial G250 para perseguir a los líderes de Los Caballeros Templarios. Se retiró en octubre de 2014.  El Comandante Cinco Llegó a comentar  a sus amigos que tenía un rancho en Jalisco y una huerta de limón en Tepalcatepec. Se dice que está en Estados Unidos donde radica su familia  desde hace años.

Hipólito Mora Chávez, es otro de los líderes que inició con los grupos de autodefensa en la tenencia Felipe Carrillo Puerto, mejor conocida como La Ruana, municipio  de Buenavista Tomatlán. Estuvo encarcelado en dos ocasiones, por situaciones que tenían que ver con su liderazgo como autodefensa y las diferencias que había con el entonces comisionado para la seguridad de Michoacán, Alfredo Castillo. Finalmente logró su libertad.

En un enfrentamiento con el grupo de Luis Antonio Torres, El Americano, ocurrido el 16 de diciembre de 2014, perdió la vida su hijo Manuel. Con esta tragedia  prácticamente se alejó del grupo de autodefensa, que al igual que otros lados se fue extinguiendo una vez que inició el desarme por parte del gobierno federal a mediados de 2014.  

Durante 30 años fue ganadero, y desde hace nueve años es propietario de una huerta de limón ubicada en las inmediaciones de La Ruana. “Todos los días aquí estoy, me gusta observar el corte de limón”, comentó Hipólito.

El Americano encabezó al grupo de autodefensas que se concentraron en la cabecera municipal de Buenavista, a principios de marzo de 2013. Siempre se cuestionó su liderazgo porque se le vinculaba con la delincuencia organizada, de manera particular con el grupo delictivo de Los Viagras. Había el rumor de que vive en Estado Unidos. No obstante, vecinos de La Ruana aseguraron que la hermana del líder de ese grupo de autodefensas, comentó que  Luis Antonio Torres  fue asesinado en Colima. Ese rumor se hizo público, pero  las autoridades lo desmintieron.

Juan José Farías, El Abuelo, fue iniciador de grupos de autodefensa junto con Ángel Gutiérrez, El Quiro, sin embargo, los antecedentes penales de El Abuelo lo obligaron a dejar el liderazgo de los autodefensas de Tepalcatepec. Farías es ganadero y productor de queso, aunque hay graves acusaciones en su contra por encabezar a un grupo delictivo. Mientras que El Quiro continúa en el negocio de la ganadería. “Hablé con los dos 10 días antes de que nos levantáramos en armas, ambos estuvieron de acuerdo”. Comentó Hipólito Mora.

El controvertido Estanislao Beltrán, Papá Pitufo, es un personaje emblemático de los grupos de autodefensa, pero muchos lo tacharon de traidor, porque negoció con el gobierno federal e incluso portó uniforme de la Policía Fuerza Rural, luego de que en mayo de 2014, Alfredo Castillo decretó la entrega de armas de los grupos de autodefensa.

Cemeí Verdia, el ex líder de guardias comunitarias de Aquila, encabezó la lucha contra la delincuencia en toda la región de Ostula. Actualmente es agricultor, cultiva sandías. Pero últimamente, ante la amenaza del retorno de la delincuencia, se alió con Germán Ramírez El Toro y volvieron a patrullar toda esa región. Hay que aclarar que hay órdenes de aprehensión contra El Toro, quien fue comandante de la policía municipal, pero se le achacan varios delitos.

En el municipio de Coahuayana, vecino de Aquila, allí surgió  un grupo de autodefensas  desde 2014, que sigue comandando Héctor Zepeda, El Comandante Tetos. Dicen que se mantiene fiel a sus principios y sigue siendo una autoridad en materia de seguridad en esa región costera.

Y Juan José Mireles, a quien primero nombraron vocero del grupo de autodefensa de Tepalcatepec y finalmente fue el que ganó mayor imagen pública. Luego del desarme de los autodefensas,  en junio de 2014 Mireles fue detenido por portación ilegal de armas en la costa de Lázaro Cárdenas. Hubo más de 400 detenidos por esas fechas por haber desobedecido las órdenes de Castillo.

Salió libre en mayo de 2017. Se volvió luchador social y un  ícono de la rebeldía. Pero también es cuestionado por sus alianzas con la delincuencia. Por azares del destino,  se convirtió en funcionario federal del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.