José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 20 de julio, 2019.- Hay una demanda social que quisiera se investigara a fondo a ex presidentes y altos funcionarios que han sido señalados por haber estar involucrados en actos de corrupción, pero apenas este viernes brincó la liebre. En Palacio de Gobierno alguien comentó que había un ex presidente que no pagaba impuestos refiriéndose a Vicente Fox. (La Jornada)

En la conferencia mañanera de este viernes, cuando se le preguntó al presidente Obrador si había denuncias penales en contra de alguno de sus antecesores, contestó que no hay ninguna denuncia acerca de los ex presidentes.

Vicente Fox rápido respondió: “No tengo pendiente ningún pago de impuestos”. Menos entiendo las declaraciones de López. ¿De qué se trata, del juego del ‘gato y el ratón’?”. En tanto, Felipe Calderón respondió: “yo pago impuestos desde que tenía 16 años. Es una insinuación que me daña a mí y a otros colegas. Le pido que haga la precisión debida”.

En la administración de José López Portillo hubo serias acusaciones  por actos de corrupción. Tiempos de riqueza petrolera y endeudamiento desmedido. El caso más emblemático fue el del jefe policiaco  Negro Durazo. Mientras que diferentes fuentes periodísticas señalaron a Carlos Salinas de Gortari como el que más sustrajo recursos públicos, sin contar con la vente de grandes empresas paraestatales.

Alguien dijo que la corrupción era el lubricante para que funcionara el sistema. Y así fue. Esta práctica se convirtió en una forma de vida, difícil de desprenderse. De hecho con los gobiernos panistas de Fox y Calderón funcionó el mismo aparato, del que pudieron no estar involucrados directamente, pero que  al menos fueron omisos y dejaron pasar en lo que parecen ser grandes negocios.

Lo mejor que deberían de hacer Fox y Calderón es guardar silencio, porque en verdad que permitieron, al igual que otros presidentes de México, el saqueo, los negocios turbios y el enriquecimiento ilícito de muchos de sus colaboradores. Dejándolo barato.