José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 28 de marzo, 2020.- Los problemas de salud y económicos que enfrenta nuestro país, siempre afectan más, como es obvio, a los grupos sociales más desprotegidos. Siempre, también, entre ellos están los pueblos originarios, los que más padecen las crisis, aunque uno apostaría a que el aislamiento en el que viven las comunidades indígenas, los protegen un poco más de la pandemia.

Pavel Guzmán, coordinador del Consejo Supremo Indígena de Michoacán /CSIM), que agrupa a 60 autoridades de pueblos originarios, principalmente de las regiones purépechas, aseguró que no existe plan de contingencia o protocolo de prevención específico para las comunidades indígenas.

“Los centros de salud comunitaria del IMSS y del estado no han informado a las comunidades sobre las medidas de prevención del Covid-19, no han entregado material de divulgación y difusión (folletos, guías o carteles) en idiomas originarios; las clínicas de las comunidades no tienen insumos necesarios para la contingencia, como antisépticos, mascarillas, cubrebocas, gel antibacterial, gafas protectoras, entre otros, en algunos casos, ni siquiera tienen medicamento para las enfermedades comunes”, apuntó.

Las personas que regresan a las comunidades del extranjero, principalmente de Estados Unidos, no están siendo aisladas durante 14 días, y en muchas comunidades carecen de agua potable y no hay apoyos económicos federales o estatales para los indígenas, afirmó.   

Pavel Guzmán señaló que, según el censo de 2010, en Estados Unidos radican unos 100 mil indígenas, y con motivo de Semana Santa y por la pandemia, están llegando cientos de migrantes a los pueblos originarios purépechas. “Con el equipo de perifoneo local se les está invitando a que permanezcan dos semanas en sus domicilios hasta comprobar que no están infectados”.

Los habitantes de las comunidades purépechas enfrentan otro problema, que no está siendo atendidos porque los centros de salud se están preparando para atender pacientes con coronavirus, y la gente que sufre otros padecimientos la envían a su casa.

La feria artesanal de Uruapan se ha suspendido, lo mismo que otras de las regiones purépechas; lo mismo que las fiestas patronales. “Son miles de familias que viven de la fabricación y comercio de artesanías, y en esto momentos están sin poder hacer nada, y no hay ni para cuándo”.

Para el próximo bloquearán carreteras para demandar respuesta en materia de salud y social por parte de los tres órdenes de gobierno. “Lo más grave es que sin nos mata el virus, lo harán las dificultades económicas, porque los recursos para que sobrevivan los más pobres en las regiones purépechas son cada vez más escasos”.