José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 1 de marzo, 2019.- En  varios puntos del país, así como en la ciudad de Uruapan, se han manifestado cientos de personas en contra de la violencia y  homicidios de mujeres.  En lo que va del año suman  22 féminas asesinadas tan solo en Michoacán.

En Uruapan  familiares y vecinos  de Jennifer García Ciprés, joven de 18 años de edad, salieron a las calles para protestar contra la violencia que sigue sacudiendo a este municipio donde han sido ultimadas seis mujeres en los dos primeros meses del año.

Jenifer fue reportada como desaparecida el pasado 23 de febrero y localizada sin vida en la habitación de un hotel de la ciudad de Uruapan, un día después. La joven estaba embarazada.

Cabe señalar que 2018 fue el año más violento contra mujeres, ya  que fueron  ultimadas 162 mujeres. En 2013 fueron ultimadas 115; en 2014 fueron 124; en 2015, 107; en 2016 fueron ultimadas 138 mujeres; en 2017, la cifra fue de 139. Cabe señalar que años anteriores las cifras eran muy menores, porque de 2007 a 2012 fueron ultimadas en Michoacán 272 mujeres, es decir en promedio 54 asesinatos al año.

Los municipios con mayor número de mujeres asesinas son Zamora, Uruapan, Morelia,  Lázaro Cárdenas, Buenavista, Apatzingán, entre otros.

A decir de la Secretaría de gobierno, una tercera parta de homicidios de féminas han sido por problemas de convivencia, es decir,  por diferencias entre parejas o de carácter pasional. También se han incrementado aquellos que tienen que ver con la delincuencia, tanto organizada como del fueron común.

En junio de 2014, la Secretaría de Gobernación decretó Alerta de Violencia de Género en 14 municipios de Michoacán. Mientras que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ha reiterado que se requieren de nuevas políticas públicas debido a que no han sido suficientes las medidas adoptadas por la entidad para hacer frente a este fenómeno social que vulnera flagrantemente los derechos humanos de las mujeres.

Las mujeres representan el 10 por ciento de los homicidios de personas de sexo masculino. De ahí el tamaño del problema de seguridad que hay en el país, ningún otro delito es tan sentido socialmente, porque hablamos simplemente de la vida robada, por gente que carece del principio fundamental que es el respeto a la vida.