Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 23 de septiembre, 2021. Por tala ilegal y cambio de uso de suelo fueron procesadas 29 personas que cometieron el ilícito en el cerro El Tecolote, municipio de Zacapu. Cabe señalar que son miles de hectáreas las que han sido deforestadas para el cultivo de aguacate, sobre todo en la última década.  

Los indiciados están acusados por haber cometido delitos en contra del medio ambiente y forestal. Fueron detenidos el 26 de julio de 2016, informó la Fiscalía general del Estado de Michoacán, cuando transportaban madera ilegal en un camión y cuando plantaban aguacate en el área deforestada. Otros fueron sorprendidos cuando talaban y apilaban madera en el predio conocido como El Obraje.  

En los últimos seis años ha habido algunos decomisos de madera y detenciones de los responsables en municipios como Villa Madero, Charo, Morelia y en las regiones purépechas, del oriente y de la occidental, pero no son siquiera el uno por ciento del total de ñas áreas afectadas.  

A decir de la Secretaría de Medio Ambiente de Michoacán, en los último 20 años no se ha otorgado ningún permiso de cambio de uso de suelo, sin embargo, en este periodo se han sembrado al menos 65 mil hectáreas del llamado “oro verde”. En total, hay unas 170 mil hectáreas sembradas de aguacate.  

El daño ambiental es invaluable, según investigadores de la UNAM, campus, Morelia.  

Regiones como Madero, Pátzcuaro, Meseta y Sierra Purépecha, Zitácuaro, y la parte surn de la capital michoacana, han sido arrasadas por talamontes, incendios forestales y cambio de uso de suelo.  

Buena parte de los deslaves ocurridos en este periodo de lluvias han sido provocados por la tala inmoderada, lo que ha provocado también el desborde de ríos y arroyos como ha ocurrido en Peribán, en Aquila, Coalcomán, Pátzcuaro, Villa Madero, Áporo, Senguio, entre otros.  

Tan solo en la zona de Ziahuén, en los últimos seis años han sido arrasadas más de cinco mil hectáreas de bosque donde han sembrado aguacate y construida infraestructura turística. Investigadores de la UNAM y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) han insistido en que se han cometido daños irreversibles al medio ambiente, y no se ha hecho nada importante por resolver este problema.