Antonio Tenorio Adame/Noticias y Debate M3

Puebla, Pue.,  27 de noviembre, 2019.-Los tiempos cambian y los relatos también. Los comunistas originarios fueron devorados por la ilusión de la revolución. Luego la “Guerra Fría” los encarceló torturó y ejecutó.  Hoy la 4T los reconoce como próceres de la civilidad política.

En efecto este inicio de semana, 25 noviembre 2019, en la “Rotonda de las personas ilustres” serán depositados los restos mortales de dos dirigentes históricos del comunismo mexicano, Valentín Campa y Arnoldo Martínez Verdugo.

La reivindicación histórica responde a los homenajes organizados por el Centenario de la fundación del Partido Comunista Mexicano.

El origen de la organización partió transcurridos dos años de la Revolución de los soviets dirigidos por Lenin en tierra de los zares, y a la vez de la promulgación de la Constitución mexicana en Querétaro, en la cual destacó la aportación del insigne constitucionalista de San Luis Potosí, el profesor Luis Monzón, en particular en torno al artículo 123.

Los años de arranque del PCM fueron acordes al ambiente de cambio revolucionario violento dentro del cual se transitaba entonces. Fueron años de riesgo, de combate a la vez, considerados históricos.

Las dificultades se incrementaron en tiempos de Obregón y Morones quienes propiciaron las ejecuciones de los líderes socialistas  Felipe Carrillo Puerto, en Yucatán y Juan Escudero en Acapulco  muertes que marcaron la época en la cual se firman Los Tratados de Bucareli, una etapa de nacionalismo comunista compartida en el tenor del internacionalismo socialista. 

La cumbre del comunismo mexicano se alcanzaría con la expropiación del petróleo con Cárdenas y Múgica. Es él activismo político a la vez que las aportaciones culturales llegaron a su esplendor, incluso con el arte del muralismo mexicano.

Se alcanzó el cenit de la revolución al conjugar la ética y la estética, en el muralismo como la singular identidad del proceso acelerado del cambio.

Pero no todo sería una conquista confirmada y permanente, al poco tiempo transcurrida la segunda Guerra Mundial y abierto el frente ideológico político y de agresión latente de destrucción atómica, se cayó en la Guerra Fría donde el comunismo y sus adláteres serían inagotablemente perseguidos, golpeados, torturado y encarcelados, aún más; exterminados si fuera necesario.

Una Guerra silente propiciada por los corporativos de seguridad estadounidense. La Guerra Fría, fue impuesta, propiciada, alentada en todos los confines por Miguel Alemán, iniciándose con la supresión violenta del derecho de huelga, la imposición forzada del charrismo sindical, encarcelamiento de dirigentes y activistas, desde suponer, o inventar y comprobar la amenaza a la paz social por la disolución social.

El máximo de represión generalizada se alcanzó con la detención y reclusión de 50 mil ferrocarrileros en campos militares durante la huelga ferrocarrilera de 1958, a la vez los crímenes emblemáticos de comunistas realizados para infundir temor, fueron los de Román Guerra Montemayor, líder ferrocarrilero de Monterrey y de Rubén Jaramillo y su familia, en Morelos.

 Una premonición del fin de Guerra Fría fue el Movimiento Estudiantil de 1968 que puso al descubierto la inútil y costosa carrera de gasto militar de Vietnam y lo carente de sentido de la persecución policiaca de militantes de movimientos sociales,  Mientras en México  un alto costo en vidas jóvenes masacrados en Tlatelolco. El M68 tuvo un holocausto, pero impidió un golpe militar que los EEUU intentó fraguar.

Los comunistas mexicanos fueron sujetos de responsabilidad por el Estado, entre otras razones, era necesario la creación de un enemigo auspiciador de conspiraciones para descargar en el toda la violencia y exaltar el nacionalismo en su contra, fueron sujetos de cacerías sin tregua.

La lucha electoral abrió el camino, la violencia del M 68 obligó al Estado abrir opciones para evitar que las guerrillas atrajeran a los jóvenes a un permanente estado de confrontación. Las universidades públicas se mantenían como refugio de comunistas ante el asedio represor oficial.

El Estado abrió las puertas de negociación a los perseguidos, en la VI sesión de la Comisión Federal Electoral del 2 de junio de 1977 el Comité Central del PCM presentó sus propuestas para una reforma política, se llegaba a la transformación total del partido del activismo de conflicto a institucionalizar la oposición para otorgarle igualdad del debate en el Congreso.

El programa de reforma del PCM recogían una amnistía a presos y perseguidos, reformas legales para impedir la represión, disolver los órganos oficiales represores así como suprimir policías ilegales, se planteaba la libertad sindical, otorgar transparencia y limpieza electoral, abrir la representación proporcional como vía al pluralismo partidario, ampliar el número de representantes en el congreso, financiamiento público y libre actividad política en universidades.

Había llegado la hora de cambiar del activismo oculto para evitar la persecución- represión por el procedimiento de representación popular en el Congresos.

El Partido Comunista Mexicano, no obstante su larga lucha por la libertad política  que le diera acceso al poder, solo estuvieron en tres legislaturas presentes , fueron estas la LI, LII y la LIII, esta última como PSUM, llegando en este punto a disolverse para asumirse como Partido Socialista Unificado de México, posteriormente ofrecieron su registro con el fin de que Cuauhtémoc Cárdenas que sufriera el duro golpe del fraude electoral, encauzaba el caudal del voto de ciudadanos mexicanos que rompieron el cerco oficial del secuestro electoral y de fraude , para abrir el canal democrático de un partido político con autenticidad de vocación como opositor al partido único y autoritario de la burocracia del Estado, ese fue el origen del PRD.

PARADOJAS

Durante la Guerra Fría el Estado mexicano bajo la égida del pentágono inventaron como enemigos de la seguridad continental a los comunistas.

Desaparecida la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín se inventó como enemigo de la seguridad al narcotráfico que ha servido para incendiar las fronteras para evitar el paso a migrantes, ambos problemas son binacionales y deben atacarse por ambos gobiernos. Se resolverá cuando EEUU se asuma como corresponsable y deje de usarlo como arma de dominio en contra nuestra.