Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 9 de enero.- El conflicto político-social no ha terminado en el municipio purépecha de Nahuatzen. Primero porque los partidos políticos han tratado de controlar a esta población, privilegiando intereses personales y de grupo, no obstante que la mayoría de la gente sigue abatida en la pobreza, y segundo porque los gobiernos, de los tres órdenes, han hecho muy poco por sacar del rezago a este pueblo que se ha negado a ser subyugado.

Es por ello que desde hace poco más de tres años se organizaron, y a través del principio de usos y costumbres  integraron un Consejo Ciudadano Indígena que logró tomar las riendas de la cabecera municipal de Nahuatzen, cuando el alcalde y otras autoridades del ayuntamiento fallaron. No ha sido sencillo, sobre todo porque los partidos se niegan a perder ese espacio de poder, que aunque pequeño sigue siendo la  manzana de la discordia.

Pero además, los funcionarios del ayuntamiento ilegítimo, porque nos respetaron las costumbres de esa comunidad, les fabricaron delitos a dos concejales y a un simpatizante del movimiento indígena.

Es por ello, que el  Consejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen (CCIN) solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador los ayude a liberar a tres de sus compañeros que se encuentran presos injustamente en el penal de Uruapan, desde el pasado 11 de noviembre, después de ser acusados por los delitos de sabotaje, robo calificado y robo de vehículos, apuntó el vocero de la citada organización purépecha, Efraín Avilés Rodríguez,

“El pasado 3 de enero, el presidente de México estuvo en Morelia para inaugurar las oficinas generales del IMSS, sin embargo, por alguna razón no tuvimos  acceso al Palacio Federal, recinto donde se llevó a cabo la actividad, pero le entregamos al vocero del Consejo Supremo Indígena de Michoacán, Pavel Guzmán, que sí logró entrar, entregara los expedientes sobre los tres casos”, apuntó Avilés Rodríguez.

Las falsas acusaciones, dijo, fueron maniobra del alcalde  David Otlica Avilés, quien no gobierna ni el 12 por ciento del municipio de Nahuatzen, por la sencilla razón de que no hubo elecciones en las cuatro comunidades más pobladas, incluyendo la cabecera municipal de Nahuatzen.

El vocero de Consejo Ciudadano dijo que el pasado 1 de noviembre  se suscitó una trifulca cuando el alcalde Otlica pretendía tomar posición de las instalaciones del Consejo Ciudadano Indígena (edificio que fue la presidencia municipal). No conformes presentaron denuncias penales en contra de tres comuneros.

El 11 de noviembre fue detenido Gerardo Talavera Pineda, en Morelia, a pesar de que no es integrante del CCIN y es el arrendatario del inmueble donde se ubicaba la casa del gobierno comunal. Un día después, José Luis Jiménez Mesa fue aprehendido en el lugar donde labora en Nahuatzen, y el 14 de noviembre de forma violenta sacaron de su domicilio a José Antonio Arreola, líder del Consejo, precisó el vocero. “Ninguno de los tres participó en la gresca del 1 de noviembre, sin embargo funcionarios del ayuntamiento denunciaron a nuestros compañeros.

Efraín Avilés comentó que han entregado las solicitudes de apoyo a la senadora Nestora Salgado y a diputados michoacanos que se encuentran en las cámaras de Senadores y Diputado. “Ahora le pedimos al presidente de México que nos ayude, porque sin duda se trata de presos políticos.

Como se recordará el alcalde perredista David Otlica  fue designado alcalde de Nahuatzen por el Instituto Electoral de Michoacán (IEM), a pesar de que en las poblaciones más grandes del municipio no se instalaron casillas en julio pasado, debido a que la cabecera municipal de Nahuatzen,  y las tenencias de Arantepacua, Sevina y Comachuén (las de mayor número de habitantes) se rigen por usos y costumbres, de hecho  por ordenamiento judicial desde hace al menos siete meses administran la parte proporcional del presupuesto que les corresponde. “Otlica no admite que nada tiene que hacer en estas comunidades purépechas, por eso busca desmantelar al CCIN y a los otros gobiernos comunales.

Efraín Aviles subrayó que los integrantes del ayuntamiento impuesto por el órgano electoral han tratado de desacreditar al Consejo Ciudadano, incluso aseguraron que nosotros habíamos destinados cinco millones de pesos para la compra de armas. “Totalmente falso, han estado presentes en todo momento elementos de la Policía Michoacán en la comunidad de Nahuatzen,  donde por cierto no  despacha el alcalde, quien seguramente se encuentra en Morelia”.

El vocero del CCIN dijo que confía en la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien ha logrado la liberación de 16 indígenas (presos políticos) por lo que espera que en la lista que suman 368 estén sus tres compañeros quienes llevan presos casi dos meses. (Con información de La Jornada).