Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 5 de mayo.-A tres décadas de que se fundó el Partido de la Revolución Democrática (PRD), hay muchas historias que contar, de luchas populares a morir; los primer escaños al poder, traiciones y desengaños, amasiatos, avances democráticos, negociaciones con el poder y  declive…

En las elecciones presidenciales, al respaldar la candidatura del panista Ricardo Anaya, el partido del sol azteca solo consiguió un millón 600 mil votos. Sin contar, como ocurrió en el caso de Michoacán, que el gobernador Silvano Aureoles Conejo, optó por apoyar al  entonces candidato del PRI, José Antonio Meade.

Fue masivo el éxodo hacia Morena, y ahora el partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas,  es oposición de quien alguna vez fue su dirigente y dos veces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

En su mejor etapa, entre 2006-12, el PRD llegó a gobernar con candidatos propios, Baja California Sur, Zacatecas, Tlaxcala, Morelos, Chiapas, Michoacán y Tabasco.

Después de julio de 1988 los líderes en Michoacán del entonces llamado Frente Democrático Nacional (FDN) eran Cristóbal Arias, Roberto Robles Garnica, Octavio Ortiz Melgarejo, Vicente Luis Coca Álvarez y Gilberto González. Unos cambiaron de bandera, otros jugaron un papel decoroso, y no faltó quien se desacreditó por sus oscuras acciones y que al final el propio PRD se deslindó de él, y ahora es senador de Morena.

Cuauhtémoc Cárdenas fue gobernador de Michoacán de 1980 a 1986.  A los 22 días de haber dejado el gobierno, dio a conocer el Documento Número Uno, que hablaba de la democratización del PRI.

En marzo de 1987, el dirigente nacional del PRI, Jorge de la Vega Domínguez, impidió que Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo  leyeran el documento en el que proponían democracia en la elección de candidatos y en la vida interna del partido. Hubo represión y homicidios, el primero en caer fue Gilberto Huerta, director de la policía judicial, quien tiempo después se comprobó había sido víctima del procurador José Franco Villa, seguidor de Luis Martínez Villicaña,  gobernador del estado a partir del 15 de septiembre de 1986, pero ante los conflictos y confrontaciones se vio obligado a solicitar licencia el 3 de  diciembre de 1988, luego de la violencia surgida de conflictos poselectorales en Michoacán.

El 5 de mayo de 1989 el FDN se constituyó como PRD. Luego vinieron tiempos de luchas poselectorales; muertes violentas de decenas de militantes, en su mayoría del PRD. Más tarde las negociaciones, la compra de algunos líderes y  la institucionalización del partido.