Mario Ensástiga Santiago/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 11 de septiembre, 2020..- El proceso de elección de la Presidencia y Secretaría General de MORENA al igual que los liderazgos de toda la estructura partidaria, ha tenido serias dificultades para su definición, desde el 2018 se han puesto de manifiesto las grandes contradicciones y cruenta disputa por la dirección del movimiento que pareciera que solo fue creado para llevar a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República y no para acompañar la Cuarta Transformación de la República.  

Han sido muchos y graves los avatares para que Morena se convierta en un verdadero y auténtico partido político, le han estado quedando muy mal al pueblo de México y por supuesto a Andrés Manuel López Obrador, lo han dejado casi sólo en la dura tarea de enfrentar a diario a la horda neoliberal herida de muerte por la pérdida de los descomunales privilegios y enriquecimientos económicos durante las últimas 3 décadas de la vida del país.  

La descomposición ideológica y declive político del PRD en 10 años, MORENA lo ha estado haciendo en 2, grave y preocupante es la situación; ahora por mandato del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tienen que elegir en las próximas semanas la nueva dirección política, tiene la gran oportunidad de rectificar el rumbo e ir en mejores condiciones al a las elecciones de junio de 2021, que será crucial para conocer y valorar la viabilidad y consolidación de la 4t.  

El Instituto Nacional Electoral (INE) ha emitido la convocatoria a la ciudadanía simpatizante y militancia del partido MORENA, para la elección de la Presidencia y Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional a través del método de encuesta abierta; encuesta que se llevará a cabo por la empresa contratada por el INE del próximo 26 de septiembre al 2 de octubre, después de pasar por varias instancias del marco jurídico electoral nacional y de la vida interna de MORENA se darán a conocer los resultados, de tal suerte que en el transcurso del mes de octubre sabremos quienes asumirán la Presidencia y Secretaría General de para el periodo de 2020 al 31 de agosto de 2023.  

En todo agrupamiento organizacional siempre corre transversalmente una línea de tensión de disputa del poder, en MORENA es una línea de alta tensión, son más de 50 candidaturas las que aspiran a ocupar la presidencia y secretaría general, en torno a los cuales en muchos casos es la aspiración personal o de grupos pequeños, en otros caos el respaldo es de auténticos y poderosos equipos de poder político, en realidad las propuestas del Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, son las más fuertes y competitivas, es por ello que el INE hará dos encuestas, la primera para reducir la lista a 6 candidaturas y la segunda para su aplicación definitiva.  

No me sorprende tanto y tanta tiradora, es muy común en nuestra subcultura política, que en contiendas político electorales se suban demás al ring, sin guantes, sin condición, sin público y sin técnica para dar una buena pelea, el asunto es otro muy distinto a los intereses superiores de la democracia y transformación del país; en mi opinión es mucho lo que se juega en esta ocasión, no sólo es el liderazgo nacional de Morena, es también en mi opinión, la posibilidad de trazar un camino por la próxima candidatura de MORENA a la Presidencia de la República en el 2024, el curso y características ideológico políticas de la 4t.  

La mayoría de las encuestas dignas de crédito, señalan que MORENA se alzará con la mayoría de los cargos de representación popular en disputa el próximo 6 de junio de 2021, razón por la que los militantes y simpatizantes de MORENA, tienen la responsabilidad de promover, sí la lucha ideológica política pero en unidad de acción frente no solo a los que son adversarios electorales, sino también enemigos de clase;  

Las candidaturas de Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, representan dos tipos de proyectos ideológicos y políticos, por los personajes que abierta o encubiertamente los apoyan, Mario Delgado es respaldado por personalidades como Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Alfonso Romo, Tatiana Clouthier, Yeidckol Polenvsky, Rojas Díaz Durán etc.; a Porfirio Muñoz Ledo lo acompañan-insisto-abierta o encubiertamente- Claudia Sheinbaum, Bertha Lujan, Héctor Díaz Polanco, Martí Batres, Alfonso Ramírez Cuellar, Alejandro Encinas y Pablo Gómez. No se necesita mucho para identificar las claras diferencias ideológicas y políticas entre estos dos grupos; el primero grupo es de un claro perfil de centro derecha y el segundo, de centro izquierda.  

Hace algunas semanas tuve la gran oportunidad de escuchar al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en una videoconferencia organizada por compañeros y compañeras que hace 41 años fundamos la Unión de Colonias Populares de Valle de México (UCP); grata fue mi impresión de que a pesar de los años, el querido y respetado ingeniero Cárdenas, goza de cabal salud física y lucidez política; lo digo porque me parece que el reciente twitter de Gibrán  Ramírez, joven de exitosos talento como analista político, fue poco afortunado y de mal gusto, que en mi opinión finalmente ha demostrado inmadurez política y visión discriminatoria hacia los adultos mayores, al referirse a la postulación de  Porfirio Muñoz Ledo a la Presidencia de Morena, como la viejocracia del régimen de la transición, por incompatible con el cambio, pero en fin, en esas condiciones, la juventud es una enfermedad que se cura con los años, y a veces ni con ellos.  

No en vano en las grandes culturas de la humanidad, y en nuestros pueblos originarios, los viejos tenían un lugar de respeto, de respeto, sí, por sus años, sino también reconocimiento y guía por la sabiduría acumulada, que eso es lo que por suerte todavía el ingeniero Cárdenas y Muñoz Ledo no pueden compartir, cosa que definitivamente un joven con Gibran Ramírez definitivamente no lo podría hacer.  

Con los evidentes claros oscuros del proceso por la dirección de MORENA, y a pesar de que conozco porque sobradamente son del conocimiento público las fortalezas y debilidades de Porfirio Muñoz Ledo, mirando y pensando los pros y contras, estoy convencido que es él el que tienen las mayores posibilidades de ganar las encuestas, y a pesar de estar viejito, mantiene el talento, la visión crítica y propositiva para sacar a Morena del gran letargo político en el que tristemente aún se encuentra.