José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 29 de abril.-Hoy sabemos que en Michoacán puede más una medida de presión que cualquier ordenamiento gubernamental que por justo que este sea. Hace dos días la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán distribuyó la orden a mil 200 policías de 17 municipio para que entregaran sus armas, porque iban a ser capacitados y reubicados.

La respuesta fue in mediata en redes sociales, manifestaciones en diferentes puntos de la entidad, pero sobre todo hubo dos bloqueos, uno en la carretera Uruapan-Los Reyes y otro en Aranza-Paracho. En esta última vía incendiaron un camión, porque la policía de 10 comunidades purépechas, por acuerdo con la secretaría de gobierno, fueron designados en asamblea, por el principio de usos y costumbres, y luego capacitados y adscritos a la SSP.

El anuncio de la dependencia estatal parecía un despido disfrazado, y ante la presión de los comuneros, las autoridades de seguridad recularon.

Sin embargo hoy, cientos de policías adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán, marcharon del monumento al general Lázaro Cárdenas a Palacio de Gobierno, además se manifestaron en otros puntos del estado, como en la carretera Uruapan-Los Reyes donde bloquearon la vía a la altura de Angahuan. El argumento fue para exigir mejores condiciones laborales que incluyen seguro de vida, mejor equipo y armamento, así como salarios dignos, una vez que el anuncio de la SSP fue retirado.

Los policías que se dieron cita en Morelia marcharon por la avenida Madero bajo la consigna  de ¡Fuera Godoy!, recién nombrado secretario de SSP, y ex procurador del estado,  a quien se le dio el nombramiento en 2015, justo con el arribo del entonces comisionado para la seguridad de Michoacán, Alfredo Castillo, y entre las primeras medidas fue despedir a más de 300 policías judiciales.

En tanto, el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles Conejo declaró que si los policías quieren manifestarse o hacer plantones, “que se vayan a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), porque desorden en seguridad pública no se va a tolerar”.

Los policías tienen razón en defender sus derechos porque finalmente son trabajadores, al igual que los maestros de la CNTE. Causan molestia, pero finalmente como casi todos los trabajadores de México s encuentran  en pésimas condiciones laborales.