Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 3 de mayo, 2019.- Integrantes de los concejos comunales de Sevina, Comachuén, Arantepacua y de la cabecera municipal de Nahuatzen (de este municipio) pidieron al Congreso local se respete la autonomía de estos pueblos originarios en la designación de sus autoridades, así como el manejo proporcional del presupuesto a cada uno de ellos.

Finalmente, subrayaron, fue un ordenamiento de las autoridades electorales de Michoacán, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Sin contar que lo marca la Constitución y lo establecen los acuerdos de San Andres Larraizar.

Manifestaron que luego de la muerte del alcalde perredista, David Otlica, el pasado 23 de abril, demandan que no se permita la violación de sus “derechos humanos colectivos, y se pretenda designar a un alcalde interino, ya que, al igual como ocurrió antes, no están de acuerdo en que se imponga un régimen que el gobierno y los partidos políticos pretenden”,  porque de todos es sabido que en los comicios de julio de 2018,  Otlica solo obtuvo mil 927 votos, que significaron el 12 por ciento del padrón electoral.

Los integrantes de los consejos de Comachuén, María Eugenia Gabriel Ruiz; de Sevina, Jorge Chávez Flores y de Nahuatzen, Roberto Arreola Jiménez, así como el asesor del Concejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM), Pavel Guzmán, entregaron el documento este viernes al mediodía  a la Oficialía de Partes  del Congreso del Estado y casi de inmediato salieron del recinto legislativo.

Roberto Arriola, integrante del Concejo Ciudadano Indígena de Nahuatzen, comentó que recurren al Congreso local, porque a pesar de que cuentan con resolutivos jurídicos a su favor, además del reconocimiento de organismos nacionales e internacionales, sus derechos  fueron violentados reiteradamente por parte del ayuntamiento  que presidía el desaparecido David Otlica, quien se negó a entregar la parte proporcional del presupuesto a tres comunidades a pesar de los ordenamientos. “Desde la primera quincena de febrero, de este año,  suspendió la entrega de las participaciones a Nahuatzen, por eso nos urge que se resuelva el problema  porque a los empleados no  se les ha entregado salarios  no hay dinero para llevarle comida a sus hijos. No es justo cuando una sentencia viene de tan arriba”.

Arriola comentó que luego de la muerte del alcalde, los integrantes del ayuntamiento, encabezados por la síndico María Elena Avilés, se manifestaron y culparon del delito a los integrantes del Concejo. “Afortunadamente se aclaró pronto el homicidio y todo parece indicar que se trató de un asunto familiar,  pero es evidente que de nombrar alcalde interino a la síndico, la ingobernabilidad sería desastrosa”.

Aclaró que Otlica despachaba en la comunidad de San Isidro, de donde era oriundo, pero no se le permitió instalarse en la cabecera municipal. “EL conflicto inició desde antes de los comicios de 2018, pero desgraciadamente el gobierno y el órgano electoral se encargaron de hacerlo más grande”.

La integrante del Concejo Ciudadano Indígena de Comachuén, María Eugenia Gabriel, manifestó que el conflicto político  se agudizó con la muerte del alcalde David Otilica. “No tiene caso que se designe a un alcalde provisional porque desde un inicio, su nombramiento por el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) fue ilegal porque carecía de representatividad.