Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de julio, 2020.- El Padre Goyo fue uno de los actores principales casi desde que inició la lucha de autodefensas en contra del crimen organizado. En marzo de 2014, el entonces vicario de la catedral de Apatzingán fue requerido por las autoridades para que fundamentara sus denuncias contra el alcalde de ese municipio, el priísta Uriel Chávez Mendoza, quien fue detenido y posteriormente liberado, así lo informó Alfredo Castillo Cervantes, entonces comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán (La Jornada).

El 4 de junio de 2014, habitantes de Apatzingán e integrantes del Consejo Ciudadano Responsable de Impulsar el Sano Tejido del Orden Social (Ccristos), encabezados por el sacerdote Gregorio López Gerónimo, tomaron las oficinas del ayuntamiento durante casi 24 horas para exigir que sea nombrado un alcalde sustituto de esa localidad y efectuar una limpia de integrantes del cártel de Los Caballeros Templarios que cobran en el municipio de forma indebida. (La Jornada)

Este 21 de julio, el presbítero Gregorio López Gerónimo, mejor conocido como Padre Goyo fue suspendido indefinidamente de sus actividades dentro de la Iglesia Católica por faltas graves a los estatutos del clero y a su labor sacerdotal. El cura que oficiaba en Apatzingán se dio a conocer por su activismo en contra del crimen organizado, defendiendo siempre a la población y respaldando a los grupos de autodefensa desde su surgimiento en febrero de 2013.

Un documento con fecha de 20 de julio de 2020 signado por Cristóbal Ascencio García, obispo de la Diócesis de Apatzingán señala que el Padre Goyo no podrá oficiar “ningún sacramento ni acto que tenga que ver con la investidura eclesiástica”.

El Padre Goyo estuvo amenazado por el grupo delictivo Caballeros Templarios, incluso fue un personaje incómodo para elementos de seguridad y funcionarios de los tres órdenes de gobierno.

En 2016 ya se le había suspendido, pero solo fue por seis meses, y este nuevo aviso se marca como indefinido. La Arquidiócesis admite que el padre López Gerónimo ha hecho muchas cosas por el bien de la comunidad, pero con su actitud ha afectado la imagen de la Iglesia.

El Padre Goyo había desaparecido de Apatzingán durante más de dos años, pero luego regresó para abrir un aisló para indigentes en la colonia Pénjamo de Apatzingán, donde emprendió áreas de evangelización desde la parroquia de El Carmen.

Es cierto, a decir del alto clero, el Padre Goyo oficiaba misas cuando estaba suspendido por la Diócesis de Morelia, pero solo dos o tres curas de esa región de Tierra Caliente asumieron una actitud crítica en torno al crimen organizado y las autoridades gubernamentales involucradas.