José K/Noticias y debate M3

Morelia, Mich., 11 de junio, 2019.- Desde hace más de dos décadas se han impulsado varios programas de rescate del lago de Cuitzeo, pero ninguno ha dado resultados verdaderamente positivos por la sencilla razón de que han faltado recursos financieros, pero sobre todo conciencia de gobiernos de los tres niveles.

Este lunes, Roberto Pantoja Arzola, delegado de los programas federales para el Bienestar en Michoacán, llamó a las autoridades de los tres niveles de gobierno, investigadores sociedad civil e iniciativa privada, para que se incorporen en el proyecto de rehabilitación del cuerpo de agua.

En el ex Convento de Santa María Magdalena, se llevó a cabo una reunión en la que fueron convocados 21 presidentes municipales de Michoacán y seis del estado de Guanajuato. Ahí, el funcionario federal llamó a los presentes para incorporar a las todas comunidades, senadores, así como legisladores federales y locales, en el rescate del lago.

El lago de Cuitzeo, el segundo más grande de México con una superficie de 4 mil 26 kilómetros cuadrados, desde hace  25 años que periódicamente se seca t en el  40 por ciento de su superficie. Además, debido a intereses particulares los productores agropecuarios de la ribera cada día llevan más toneladas de tierra para ganarle espacio al embalse.

Las plantas de tratamiento solo funcionan parcialmente, y las descargas de aguas residuales de al menos 20 municipios, entre ellos Morelia, van a dar al lago.

Se han perdido manantiales, especies vegetales y animales; actividades productivas como la pesca, porque el lago  se sigue secando y llenándose de tule y lirio acuático,  porque si bien es cierto que recibe de las lluvias y de ríos y arroyos más de 450 mil millones de metros cúbicos  de agua  al año, se evaporan  630 mil millones de metros cúbicos.

Hace una década todavía quedaban unos mil 500 pescadores que apenas si obtenías unos kilos de charales y carpas, pero ahora la cifra se redujo en más de 30 por ciento, porque simplemente no es redituable reconoció la Comisión Estatal de Pesca.

Estudios de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, indican que el lago Cuitzeo está condenado a desaparecer porque cada vez llega menos agua de los escurrimientos de las partes altas de Morelia y de la zona montañosa de Zinapécuaro, que también han sido víctimas de la tala inmoderada.

La autopista Morelia-Salamanca cruza el lago, pero una de las estrategias de los funcionarios  ambientalistas de esta carretera inaugurada en enero de 2008, fue  dividir el lago y bloquear la zona oriente de la zona poniente, para evitar que la superficie del área occidental se secara,  como ya venía ocurriendo en la parte oriental.

Gatulia Maycotte, integrante de la organización ambientalista Amigos del Lago de Cuitzeo, manifestó que durante años sólo ha habido simulación en cuanto al rescate del embalse. Basta  con realizar  un recorrido para corroborar cómo agricultores, ganaderos y constructores de vivienda han recurrido al relleno de las orillas del lago para ampliar las zonas de cultivo, pastores y urbanismo.