Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 14 de agosto, 2021.- Sotero Prieto Rodríguez (1884-1935) ingresó a la Escuela Nacional de Ingenieros en 1092, donde estudió ingeniería civil, concluyendo sus cursos en 1906, sin obtener el título correspondiente. Fue profesor de la Escuela Nacional Preparatoria, de la Escuela Nacional de Ingenieros y de la Escuela Nacional de Altos Estudios -escuelas integradas más tarde a la Universidad Nacional de México-, en las que se le consideró notable autoridad, influyendo así en el progreso de la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas.

El primer curso avanzado de matemáticas que se impartió en México fue en la Escuela Nacional de Altos Estudios en 1912, considerada entonces por Justo Sierra como el “peldaño más alto del edificio universitario” y en donde se prepararían los especialistas en el más alto nivel de las ciencias y las humanidades, se fomentaría la investigación y se formarían profesores de enseñanza media y profesional.

Fue un curso de funciones analíticas y el profesor fue un joven de 27 años de edad que se llamaba Sotero Prieto. Más tarde, en 1932, comienza a impartir las primeras clases de matemáticas en la Facultad de Filosofía y Letras, otrora Escuela Nacional de Altos Estudios. Esta labor permitiría tres años más tarde el nacimiento de las carreras de matemáticas y física en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Como precursor de la Sociedad Matemática Mexicana (SMM), el maestro Sotero sería el primero en señalar el lamentable estado en que se encontraba la matemática en México y emprendió el trabajo académico para superar esta situación. En 1932 reunió a un grupo de sus discípulos y formó la Sección de Matemáticas de la Sociedad Científica “Antonio Alzate”, actual Academia Nacional de Ciencias de México. Este grupo todos los viernes a las 19:00 horas se reunía para escuchar, conferencias sobre matemáticas superiores.

Sotero Prieto, fue el gran inspirador de estudiantes que después se convirtieron en los primeros y destacados matemáticos y físicos profesionales mexicanos; entre ellos cabe recordar a Alfonso Nápoles Gándara, que posteriormente fue director fundador del Instituto de Matemáticas; a Manuel Sandoval Vallarta, primer físico mexicano que alcanzó renombre internacional.

También Nabor Carrillo, que fue Coordinador de la Investigación Científica y luego Rector de la UNAM; a Carlos Graef, quien fuera director del Instituto de Física y de la Facultad de Ciencias; a Alberto Barajas, que sería el director de la Facultad de Ciencias así como también Coordinador de la Investigación Científica, entre otros matemáticos y físicos, así como a innumerables ingenieros y algunas personas que se dedicaron a las ciencias de la tierra.

Sotero Prieto es, pues, el parteaguas en la historia de las matemáticas en México. Murió el 22 de mayo de 1935. Según algunos alumnos cercanos, había externado que, si al pasar de los cincuenta años de edad aún no había logrado realizar algún gran descubrimiento en su especialidad, entonces se suicidaría, cosa que nadie le tomaba en serio. Sin embargo, al mediodía del 22 de mayo de 1935, en la casa número 2 de la calle de Génova, de la ciudad de México, cuando se encontraba solo, cumplió trágicamente la promesa que a sí mismo se había hecho.

No obstante, de acuerdo con sus familiares, las razones de su suicidio fueron otras. En memoria de este notable matemático mexicano, la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de la UNAM lleva su nombre.