Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 22 de abril, 2021.- Sergio Bagú nació en Buenos Aires, Argentina  (1911-2002). En 1930 ingresó a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, donde completó cinco de los seis años de la carrera de Abogacía. Siendo estudiante universitario, militó fugazmente en el movimiento socialista y fue electo dos veces presidente de la Federación Universitaria Argentina.  

A los 22 años publicó su primer libro, que en realidad fue una compilación comentada sobre los trabajos del poeta y ensayista Pedro B. Palacios, quien firmaba con el seudónimo de Almafuerte. Bagú demuestra en ese primer escrito que ya poseía una notable vena literaria y una profunda capacidad inquisidora.  

En 1942, poco después de contraer matrimonio con  Clara Barnad, fue invitado por Franklin D. Roosevelt, presidente de Estados Unidos, a un programa de acercamiento que ese gobierno promovía entonces con jóvenes de América Latina. Entre 1943 y 1944 Bagú retomó su carrera en el periodismo radial, esta vez en la cadena NBC, emitiendo un programa semanal en español, en onda corto, para América Latina.  

Permaneció en Estado Unidos hasta 1947 ofreciendo cursos y conferencias en las Universidades de Ilinois (Urbana), en el Middlebury College (Vermont) y en la Universidad de Columbia (Nueva York).  

Bagú se convierte en un asiduo usuario de las bibliotecas neoyorkinas y recopila gran cantidad de material sobre la historia colonial latinoamericana. De este material saldrían más tarde dos libros: Estructura social de la colonia -el proyecto original- y un segundo libro que luego se convirtió en un clásico del ensayo histórico latinoamericano, Economía de la sociedad colonial, proyectado originalmente sólo como prólogo del trabajo anterior.  

En 1947 regresa a Argentina, pero el control político ejercido sobre el periodismo lo lleva a establecerse en Montevideo, Uruguay, residiendo allí hasta 1949. En ese año se presenta a un concurso internacional de traductores para ingresar a Naciones Unidas y obtiene el segundo lugar en América Latina.  

En 1950 viaja a Estados Unidos nuevamente, donde se establece con su familia en Nueva York -ahora ampliada con un hijo- y se incorpora a esa organización internacional, en la que permanece hasta 1955.  

A fines de 1956 gana un concurso para ingresar como Profesor Asociado a la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA); al poco tiempo fue promovido a Profesor Titular. Permaneció en esa categoría hasta 1966, cuando se produjo una renuncia masiva de profesores universitarios en todo el país, como respuesta a la intervención dictada por el régimen militar.  

Durante su estancia en la UBA, Bagú también dictó cursillos, seminarios y conferencias en la Facultad de Filosofía y Letras y en Derecho y Ciencias Sociales. En 1959 elabora y publica un breve ensayo titulado “Acusación y defensa del intelectual”, en donde proclama el derecho a la heterodoxia intelectual y del investigador.  

Después de ese ensayo, por invitación del Fondo de Cultura Económica, elabora y publica un estudio sobre el papel de la Argentina en el contexto internacional de posguerra y, poco después, retoma una de sus antiguas y permanentes inquietudes que nace cuando se encontraba estudiando la sociedad colonial: la formación de la sociedad moderna de masas.  

Entre 1967 y 1968 fue profesor Invitado en la Facultad de Humanidades de la Universidad Central de Venezuela, donde dictó cursos de Historia de América Latina y de Problemas Contemporáneos de América Latina. Durante su estancia venezolana publica un trabajo que ya había adelantado en Argentina sobre su eterna inquietud: “Evolución histórica de la estratificación social argentina”. En 1968 regresa a Buenos Aires, dicta conferencias y participa en mesas redondas en diversas instituciones privadas.   

En 1974, Bagú es invitado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México para incorporarse primero Profesor Visitante y, más tarde, como Profesor Titular, adscrito al Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA), donde permanece hasta su fallecimiento.  

En dicha facultad impartió los cursos sobre Historia de América Latina y Problemas Contemporáneos de América Latina, entre otros, para estudiantes de Maestría y Doctorado. Bagú fue distinguido, en 1992, con el Premio Universidad Nacional en la categoría de Investigación en Ciencias Sociales, y en el año 2000 recibió un reconocimiento por sus 25 años de servicio a la UNAM.  

El CELA le rindió un Homenaje Especial por su trayectoria académica y se develó una placa de bronce que designa con su nombre a la placa de bronce que designa con su nombre a la Sala de Juntas de ese Centro. Falleció en la Ciudad de México el 2 de diciembre de 2002, manteniéndose al frente de su cátedra hasta la última semana de su vida.