Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 28 de junio, 2021.-Rodolfo Stavenhagen (1932-2016) fue un investigador, académico y sociólogo alemán de residencia prolongada en México. Debido a que su familia tuvo que emigrar durante la Segunda Guerra Mundial, realizó su educación básica en nuestro país.  

 Estudió su licenciatura en la Universidad de Chicago, la maestría en la Escuela Nacional de Antropología e Historia y el doctorado en la Universidad de París. Se desempeñó como profesor en instituciones tanto nacionales como extranjeras como el Colegio de México, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad de Harvard, la Universidad de París, la Universidad de Standford, la Universidad de Ginebra y la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro.  

Stavenhagen fue reconocido por cuestionar que el indigenismo y el mestizaje inhibían el desarrollo y el potencial liberador de la riqueza cultural de los pueblos indios. Por ello, actuaría sin cesar en las luchas políticas de los pueblos indígenas y sus anhelos de descolonización y emancipación. Tal vez éste sea uno de los ángulos más culminantes y profundos de su obra.  

En los años ochenta, emprendió un proyecto sobre las minorías étnicas llamado “Guía mundial de minorías” en El Colegio de México. Este proyecto tuvo importantes colaboraciones en Londres a través de la International Alert y de la Universidad de Naciones Unidas en Tokio. De esto emergió una pionera bibliografía sobre conflictos étnicos.  

El reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas dentro de los organismos intergubernamentales se ha convertido en una de las áreas principales de trabajo de numerosas organizaciones indígenas.  

Entre los logros obtenidos se pueden mencionar la proclamación de la Asamblea General de los Dos Decenios sobre las Poblaciones Indígenas del Mundo, la creación del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la nominación de un relator especial.  

Stavenhagen fue el primer relator especial sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas. Además, en su mandato, el Consejo de Derechos Humanos aprobó en su resolución del 29 de junio de 2006 el Proyecto de Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, y finalmente la Asamblea General aprobó el 13 de septiembre de 2007 la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.  

Las consecuencias de esta declaración pueden palparse en el hecho de que numerosos Estados-nación del mundo han modificado sus constituciones para albergar propuestas de naciones diversas y plurales.  

En abril de 2013, el Instituto de Investigaciones Sociales le organizó un homenaje, pues su aportación a este instituto y a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales es invaluable. En dicho homenaje, titulado Sociología y antropología en la obra de Rodolfo Stavenhagen, se tendieron puentes de comunicación y apertura para seguir entretejiendo y construyendo saberes y conocimientos, porque si bien el futuro es incierto para todos, para los pueblos indígenas es el recrudecimiento de la amenaza sobre sus vidas, culturas y territorios.  

Fue autor de numerosas investigaciones. Fue galardonado con el Premio Sourasky en Ciencias Sociales 1973, el Premio Martin Diskin de la Asociación de Estudios Latinoamericanos 2003; el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1997; y de forma póstuma se le nombró, Premio Nacional de Derechos Humanos en 2016.