Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3  

CDMX, 28 de mayo, 2021.-René Drucker Colín (1937-2017), realizó sus estudios de licenciatura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y posteriormente obtuvo la maestría en ciencias en la Universidad de Illinois, Estados Unidos. Inició sus estudios de neurofisiología con Raúl Hernández-Peón en el Instituto de Investigaciones Cerebrales, AC. Tras la muerte de Hernández-Peón, en 1968, aceptó una plaza de asistente de investigación en el Departamento de Fisiología en la Escuela de Medicina de Saskatchewan, Canadá, donde obtuvo el grado de doctor en fisiología en junio de 1971.  

Retornó a México, y fue contratado como investigador asociado al Instituto Miles de Terapéutica Experimental, y como profesor de asignatura en la Facultad de Fisiología de la UNAM, donde además fungió de jefe del Departamento de Sicobiología de 1972 a 1973.  

Drucker fue pionero a escala mundial en aplicar las técnicas de inmunoquímica de la proteína c-Fos como una herramienta para estudiar la actividad del cerebro durante el sueño. Con esa técnica se establecieron cuáles grupos neuronales eran los que activan el sistema nervioso central durante el sueño. En 1984 publicó la primera evidencia de que se podía quitar y poner el reloj biológico del cerebro mediante trasplantes.  

De ahí derivó su interés por el Parkinson, en 1987 publicó el primer trabajo en el orbe que mostraba la posibilidad de trasplante celular en pacientes con este padecimiento para mejorar sus síntomas. En la UNAM fue jefe del departamento de Neurociencias del Instituto de Fisiología Celular de 1985 a 1990; jefe del departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de 1991 a 2000, coordinador de la Investigación Científica de febrero 2000 a diciembre 2007.   

A Drucker también se le reconoció por sus breves cápsulas de radio difundidas tanto en la radio universitaria como en la comercial, “Dosis de Ciencia”, presentadas con un lenguaje sencillo y accesible.  

Se desempeñó como presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República. Fue titular de la dirección General de Divulgación de la Ciencia. Entre las distinciones que recibió podemos mencionar que fue miembro emérito e investigador nacional de excelencia del Sistema Nacional de Investigadores, fue becario de la Fundación Guggenheim, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias. Recibió innumerables premios entre los que destacan: el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio UNAM en el área de investigación en ciencias naturales, el Premio Fundación Mexicana para la Salud, Premio Miguel Otero al Mérito en Investigación Científica y el Premio a la Excelencia Médica, ambos de la Secretaría de Salud, y el reconocimiento de la International Behavioral Neuroscience Society.  

Drucker contribuyó al crecimiento y modernización de la infraestructura de investigación en la UNAM, y al reconocimiento internacional de la investigación científica que se realiza en nuestro país. Fue un investigador interesado en los grandes problemas del país, por lo que, en reconocimiento a su extraordinario trabajo, el Consejo Universitario de la UNAM en su sesión del 5 de julio de 2005 lo designó investigador emérito de esa Casa de Estudios.