Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate  

CDMX, 30 de agosto 2021.- Juan García Esquivel (1918-2002) fue conocido en México y en América Latina por ser el arreglista musical de los temas Los PicapiedraDon Gato y de Odisea Burbujas. Estudió por su cuenta; a los catorce años ya era arreglista y a los 17 tenía una orquesta de treinta músicos.  

Esquivel, además de escribir canciones para la radio, componía bandas originales diariamente. La orquesta llegaba a las ocho de la mañana, el escritor le entregaba el guión del día y Esquivel se sentaba a componer la pieza. A las 20 horas ya estaba todo listo, Esquivel tenía lista la composición y los arreglos y dirigía la orquesta.  

Cuando llegó por primera vez a Hollywood, en enero de 1958, para grabar Other Worlds, Other Sounds para la RCA, la compañía discográfica le dejó apenas cinco horas de estudio para grabar las doce melodías. Esquivel dirigió la orquesta tan magistralmente que consiguió grabar los temas en tan sólo tres horas y media. La restante hora y media la utilizó para ensayar y grabar material completo para un segundo álbum con un pequeño grupo, que se tituló Four Corners of the World.  

En 1962 grabó Latin-Esque, que requirió una separación estéreo, de manera que se dividió a la orquesta en dos partes y se realizó la grabación en dos estudios aparte, unidos por un circuito cerrado de televisión que Esquivel podía ver mientras escuchaba ambas orquestas por unos cascos; dirigió así las dos orquestas a la vez y grabó un álbum con el por entonces nuevo método de grabación en cuatro canales. Como en sus otras grabaciones, no hubo otra grabación final, sino que se grabó en directo, pese a que Esquivel era tan perfeccionista que se necesitaban muchas tomas para que saliera a su gusto.  

Esquivel escribía, hacía arreglos y actuaba sin cesar trabajando en sesiones de 32 horas seguidas, durmiendo a continuación otras ocho, de manera que sus días pasaban prácticamente de dos en dos. Protagonizó un programa en directo titulado The Sights and Sounds of Esquivel, grabado en el hotel Stardust de Las Vegas, que consiguió un éxito ininterrumpido de doce años. Con este programa realizó una serie de giras por otras ciudades y además encontró tiempo durante ellas para componer y grabar otras series de televisión como Markham, The Tall Man, The Bob Cummings Show, Kojak, Charlie’s Angels, Simon and Simon y Magnum, entre muchas otras, además de grabar varios discos y realizar en esa misma época hasta once grabaciones caseras. Dio por terminado su trabajo con su orquesta en 1974, fecha en que rompió con ella y regresó a México, donde continuó grabando para televisión y trabajando para el cine; hizo un álbum para una serie infantil de televisión que vendió más de un millón de copias en 1978.  

La mayor influencia que dejó Esquivel es la que se aprecia en la música para anuncios publicitarios y series de televisión. Su estilo dio vida a muchas series y todavía se puede distinguir claramente de otras de la misma época. Cuando Esquivel contaba con 77 años, sufrió una dolencia de espalda que le confinó a permanecer en silla de ruedas o en cama. Hoy, Esquivel disfruta un fuerte resurgimiento de su popularidad, sin parangón en los anales del pop del siglo XXI y algunos segmentos alternativos que lo  aclaman como un innovador radical.